La responsabilidad NO remota de China

China ha sido en los últimos veinte años foco expansivo de varias enfermedades infecto-contagiosas de orden vírico con graves consecuencias para el pueblo chino y  para otras naciones.  El capitalismo internacionalista, impulsado por Estados y Empresas,  ha obviado semejante hecho, y, alimentando el vértigo de los mercados  capitaneado por la OMC e impulsado por el productivismo, considerando la salud humana como una anécdota prescindible y secundaria, nos ha arrojado al vano riesgo mortal.  El afán de dinero, y, de la utilidad inmediata frente a la sana utilidad estable, y de falaces impresiones pasajeras,  ha promovido los viajes intercontinentales turísticos como  un espejismo de paz y de  cultura. Ahora cosechamos las amargas uvas agraces de la imprudencia china e internacionalista. China no puso remedio, en su momento,  al desarrollo de la epidemia, ya que conocía la realidad del foco antes que  la propia OMS y  de  las consecuencias implícitas para el mundo entero.

Las Administraciones Públicas chinas tienen algo más que una responsabilidad remota y diluida en la actual calamidad sanitaria  que nos asola ya que el daño de la imprudencia ajena , no hace falta acudir aquí  al Derecho Romano clásico, simplemente al sentido común,  lo sufrimos nosotros en las entrañas de nuestra sangre. Como afirmó Heidegger en Tubinga en  1953: “La furia desesperada de la técnica desencadenada y de la organización abstracta del hombre normal. Cuando el más apartado rincón del globo haya sido  técnicamente conquistado y convertido en económicamente explotable; cuando un suceso cualquier sea rápidamente accesible en un lugar cualquiera y en un tiempo cualquiera,….., entonces volverán a atravesar como fantasmas, las preguntas ¿para qué, ¿hacia dónde?, y después qué?”

La conciencia y la acción convergen en el acto estético europeo  con su rescoldo moral, tal como afirmó, en su día, la profesora  Antonia Álvarez Calleja refiriéndose a la obra literaria de Henry James . Este acto refleja y busca el orden clásico al menos en las cuestiones más importantes de la vida. Ahora China ha roto ese equilibrio entre política pública y salud privada y colectiva. China fue invitada por Kisingger ,que le ofreció al mismo Mao su mano manchada de sangre ,  en los años setenta, a integrarse en el club de las naciones . Y cincuenta años después  sufrimos las consecuencias de esa iniciativa.

La  imprudencia culposa sanitaria china  ha demostrado la traición de Europa a su propio ideal de civilización donde libertad y autoridad tienden a hermanarse. Economía y Sanidad Pública, libre iniciativa y exigencias sociales, deberían ir acompasadas ya que está en juego la vida misma del hombre. Si China es invitada al comercio internacional, que se lave antes las manos.  No hacemos una traslación abusiva entre conceptos; entre desorden veterinario, bromatológico y médico chinos y la perezosa economía política  mundialista, ambas  han  demostrado, por otra parte, las carencias de la Sanidad Pública europea este último pecado  político es propiamente nuestro.

Luis Fernando Torres Vicente. Profesor funcionario.         

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: