Sobre las izquierdas, las derechas y las conspiraciones

Sin duda son las izquierdas los más propensos a creer en conspiraciones de los capitalistas, finanza, etc. tema recurrente en todo su discurso y sus planteamientos.

Las derechas tenían la misma manía en la época de la URSS, cuando el comunismo mantenía una tremenda conspiración para invadir o lograr el poder en todo el mundo. Tras la caída de la URSS la derecha capitalista ha dejado de hablar de conspiraciones y trata de ridiculizar esta posibilidad, que ahora les atañe a ellos. Las derechas son ahora el gran enemigo de toda idea de conspiración a nivel mundial.

Ni decir tiene que los fascistas son casi siempre conspiranoicos y aúnan las dos partes, uniéndola a los planes sionistas de dominio global. La realidad es que hay pruebas más que suficientes para reconocer que hay conspiraciones, pero no una sola, ni una única, ni todos los de un tipo unidos en una sola conspiración.

Los lobby son conspiraciones, los carteles de grandes empresas para mantener pecios son conspiraciones, las subvenciones de empresas a políticos con conspiraciones, los grupos como FMI, Banco Mundial, Bilderberger, Davos y otros muchos son conspiraciones, pero no todas están unidas aunque todas trabajan en una dirección general del ‘Sistema’.

Por ejemplo, una parte del sionismo radical apoya a Trump, pero otra buena parte apoya el progresismo de Clinton o de una política más oculta y menos agresiva en las formas. Sin duda durante la existencia de la URSS hubo grandes conspiraciones comunistas en muchos países, y la CIA o el Mossad son un foco constante de conspiraciones.

Bajo esta idea es interesante analizar las declaraciones de un representante de las conspiraciones de derechas, Sergio Melnik de Chile, judío y un activo promovedor de la ocupación de la Patagonia. En una de las carteras gubernamentales acuñó el lema: Chile, nuestra tierra prometida

Sergio Melnik

Este elemento critica la tendencia de la izquierda a creer en conspiraciones capitalistas, se trata de negar todo tipo de conspiración: “Pocas cosas hay más atractivas para la izquierda que las teorías conspirativas del capitalismo, el imperio, la CIA, los empresarios, los protocolos del Sion, etc. Primero las inventan, luego las creen. Es la vieja guerra religiosa entre el bien y el mal, trasladada a las ideologías. Demás está decir que para la derecha, particularmente el marxismo (no la izquierda en general), es también sinónimo del mal”.

En modo alguno achaca ningún tipo de ‘conspiración’ de las izquierdas, pues los sionistas lo que temen es que se piense en conspiraciones, pues ellos sí que las organizan. Se trata de negar al diablo, no hay conspiraciones de ningún tipo, pese a las evidencias de que las hay.

Los que hablan de una gran conspiración única total hacen el juego a los sionistas, pues con ello desprestigian la idea conspirativa, es más fácil para ellos negar ese tema, mientras que les sería imposible negar seriamente las muchas conspiraciones parciales que hay.

Así pues mientras la izquierda se justifica de sus problemas para derrotar a la derecha en base a las conspiraciones capitalistas, las derechas usan otra forma de ataque contra las izquierdas: la ineficacia absoluta de los gobiernos de las izquierdas del Sistema.

Cuando en unas elecciones ganan las derechas, las izquierdas acusan a estas de estar financiadas por el capitalismo, por USA, por la CIA, por el empresariado, etc…   cosa cierta normalmente. Cuando ganan las izquierdas las derechas predicen el desastre económico a corto plazo, cosa en la que también aciertan casi siempre. Y siempre, sin excepción, la culpa de esos fracasos la achacan las izquierdas al capitalismo que boicoteó sus políticas demagógicas.

Elecciones Presidenciales en EEUU.

Las izquierdas son incapaces de hacer autocrítica, y reconocer que con sus demagogias arruinan a los países, endeudan al Estado, destrozan toda lógica y desmotivan la creatividad y al empresariado. Solo saben aumentar impuestos, repartir lo que había anteriormente pero no crear nada nuevo, y al cabo de poco tiempo el desastre es total.

Pero hay algo que aúna a todos, derechas e izquierdas, todos ellos se declaran ‘demócratas’. Ahora incluso los ‘fascistas’ no pueden menos que declararse también demócratas, como si la alternativa fuera una dictadura y no un sistema alternativo basado en la calidad personal, y no en el voto igualitario dominado por la prensa, la propaganda y el dinero.

Y lo curioso es que las extremas izquierdas (no comprendo como hoy se puede ser ‘comunista’ cuando los países comunistas son un auténtico desastre, con una pobreza generalizada) pese a todo ello se llaman también ‘democracias’. Prohíben la salida de sus gentes por las fronteras en nombre de la ‘democracia’.

Toda alternativa debe basarse en una crítica radical a eso que llaman democracia, y a las palabras que el Sistema ha impuesto como políticamente correctas. Ni izquierdas ni derechas.

RB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: