Día de la… ¿Victoria?

Hoy 9 de mayo como todos los años desde 1945 se celebra con desfiles y discursos oficiales en las capitales de las llamadas naciones civilizadas, el día de la victoria. ¿Pero de quienes y de qué victoria hablan a caso? Nos explicamos para los más despistados, y también para los no tan despistados:

Vencieron; en Berlín en el 45; en Kocevski Rog; en Hiroshima y Nagasaki; en Dresden; en Canicatti; en los Rheinwiesenlager y los Gulags.

Venció; el capital; el materialismo; el consumismo; el nihilismo; el mercantilismo; el globalismo.

Esa fue su victoria, la hemos estado viviendo durante 75 años. No fue la victoria de nuestro pueblo ni de los soldados que combatieron bajo las premisas de libertad y justicia, rotundamente no.

Dicho esto, nuestra intención no es caer en infantiles y parlamentarios “y tú más”. Lo importante para nosotros es la visión del mundo y el estilo de vida que defiende cada sistema y concepción de valores, no tanto su historia y menos aun la bélica. Y es en el campo de las ideas y no en el de la guerra donde les vencimos y venceremos. Ellos celebran hoy una victoria militar, nosotros todos los días celebramos nuestra victoria cosmovisional en el seno de nuestro pueblo, defendiendo nuestro legado, la feminidad, la espiritualidad, la familia, el arte, la naturaleza y los animales: Europa.

Un soldado Aliado vigila en un Rheinwiesenlager, campo de concentración al aire libro donde murieron cientos de miles de presos sin alimento ni asistencia. En la actualidad está prohibido investigar sobre los Rheinwiesenlager.

Sin embargo hoy no es nuestro día, hoy no es el día de los vencidos, sino el de los vencedores. Por lo tanto la caballerosidad nos dicta dejar de hablar para cederles la palabra. En concreto uno de los antiguos miembros de la resistencia que tanto admiran muchos que entonan el “Bella Ciao”. Y dice así Jean Paulhan sobre sus camaradas que resistieron hasta “liberar” Europa: “…No hay crimen que no hayáis perpetrado. No hay infamia que no hayáis cometido. No hay villanía a la que no os hayáis rebajado. Habéis cometido, al ciento por uno, todas las felonías de las que habéis acusado a un enemigo que cuando lo teníais cerca, os inspiraba un santo pavor. Me repugnáis. Me dais náuseas. Sois innobles. Lo único que lamentaré siempre es haber estado a vuestro lado”1.

Poco más podemos añadir.

No les agüemos la fiesta tampoco, que disfruten de su agridulce victoria hoy: el mañana nos pertenece.

RM


1.-Lettre aux directeurs de la Résistence, Jean Paulhan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: