Francia frente al fracaso multicultural

Las batallas campales entre chechenos y magrebíes en Dijon esta semana no son nada nuevo. Nos recuerdan que la violencia en Francia no es un acto policial sino de matones. Durante años, la capital de Borgoña, como docenas de metrópolis francesas, ha sido escenario de enfrentamientos entre pandillas en un contexto de tráfico de drogas. Años que las armas circulan allí casi a plena luz del día, que los traficantes conquistaron el territorio.

Por una vez, los medios no ocultaron la naturaleza étnica de estos enfrentamientos. Por lo general, cuando ocurren tales disturbios, el origen de los alborotadores se oculta modestamente a favor de expresiones elípticas como “jóvenes de las ciudades” o “habitantes de barrios sensibles”. Pero esta vez los hechos fueron demasiado cegadores para ocultarlos. Y cuando la policía de alguna manera logró restablecer el orden después de varios días de impotencia, ningún actor de moda, ningún cantante con necesidad de notoriedad los llamó racistas. La realidad era más fuerte que las fantasías.

Del mismo modo, la antífona habitual sobre los jóvenes desafortunados abandonados a su suerte y obligados a hacer cosas estúpidas nos ha evitado. Hay que decir que el distrito de Grésilles, en Dijon, donde tuvieron lugar los enfrentamientos, es cualquier cosa menos un área descuidada por las autoridades públicas: se han tragado no menos de 135 millones de euros para construir instalaciones deportivas y bibliotecas. Y el ayuntamiento (socialista) no se detuvo allí según el candidato opositor LR al municipio: “Han pasado años que denunciamos una gestión clientelar y comunitaria de los barrios por parte del ayuntamiento. Se ha permitido que toda una actividad de narcotráfico se lleve a cabo bajo el liderazgo de algunas familias que obviamente disfrutan de cierta protección.”

En silencio y sin amalgama, tendremos que enfrentar la cuestión del vínculo entre inmigración y delincuencia. Muchos franceses están descubriendo hoy que la llegada de refugiados chechenos ha dado lugar a nuevos centros de delincuencia, desde Niza a Estrasburgo. Como ya no podemos asimilar nuevas poblaciones, ¿por qué seguir dejando nuestras fronteras abiertas? Por razones humanitarias, la izquierda responde. Porque necesitamos mano de obra, agrega Medef. Del lado de la mayoría, no decimos nada pero actuamos: la Unión Europea acaba de abrir discretamente la puerta para la membresía de Albania, un país plagado de mafias. Con el acuerdo de Emmanuel Macron, quien dijo que se oponía firmemente a él hace unos meses.

Guillaume R. (Francia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: