Error de Sistema

Es definitivo, ha quedado patente, el sistema no funciona. O, mejor dicho, funciona perfectamente para quienes lo dirigen, pero no para los pueblos del mundo que lo sustentan. Ya nada es como nos lo pintan en los medios. Gracias a las pandemias han salido a relucir muchas de las tergiversaciones y manipulaciones que ejercen los altos poderes del mundo para mantenernos en régimen de esclavitud rentable auto aceptada.

Pintemos un cuadro; la obra se llamará “El sistema hace aguas” y no nos la vamos a currar mucho, haremos como los modernos decadentes de ARCO: cuatro pinceladas y el que venga detrás que arree y lo interprete como pueda…

En el año 2008 comenzó una crisis económica sin precedentes (por lo menos en apariencia) que produjo millones de parados, empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores (abaratamiento del despido por ejemplo), inestabilidad profesional eterna para la juventud y por supuesto deuda, mucha deuda, deuda mágica de la que siempre tiran los estados para cualquier situación, deuda de la que nunca se mencionan las consecuencias miserables que supone para las generaciones venideras.

Una crisis mundial que ya nadie parece recordar

Y ante semejante desastre global ¿se tomaron precauciones para que no volviera a suceder tamaña calamidad? ¿se creó algún medio o plan para prevenir que la economía estatal española, europea o mundial no volviera a repercutir su enfermedad crónica en el depauperado hombre de la calle? Negativo. Por supuesto se concedieron muchos millones para reestructurar la banca, que ya iba necesitando adecentarse. Sí, para la misma banca que oficialmente había causado la crisis… pero poco más.

Y he aquí que llegamos al siglo XXI, el siglo de la diosa tecnociencia y de sus hijas las epidemias (SARS, MERS, Gripe A, Ébola, virus Zika etc… sí, ya van unas cuantas) y debido a una pandemia mundial de dudoso proceder y a las más que dudosas medidas tomadas contra ella, sobreviene una crisis económica sin precedentes (me suena esto) y, ¡ay amigo!, no estábamos preparados contra ella. Uno puede llegar a pensar si será que los que mandan, esa casta de politicuchos de cartón-piedra, son rematadamente idiotas (la Navaja de Okham nos puede inducir a considerarlo). Pero algo nos dice en nuestro fuero interno que no es todo tan sencillo. Existe para esto una respuesta más directa y dolorosa para muchos: LA ECONOMÍA LIBERAL-CAPITALISTA Y SU RELIGIÓN DE LA DEUDA NO FUNCIONAN.

La única verdadera diferencia entre ellos, son los colores corporativos

Pero hablemos de la sacrosanta democracia, la ideología dominante en la que se sustenta todo el chanchullo: cuando el partido azul gobierna, sale a la luz que gran parte de su estructura está formada por corruptos de la peor calaña (caso Bárcenas, caso Rato, caso Gürtel, caso Púnica etc. etc. etc.), cuando es el partido rojo quien lidera, además de aflorar una ingente corrupción entre sus filas (caso Filesa, caso Ave, caso EREs de Andalucía etc.), España se empobrece por la vía rápida (reestructuración de la industria con Felipe González, crisis de 2008 con Zapatero, crisis económica derivada del Covid-19 con Sánchez…). A causa de esto otros pequeños aspirantes a mafiosos políticos surgen de entre las cloacas dispuestos a solucionar este bipartidismo, arrastrando, ya antes de llegar a nada, sus propios casos de corrupción: un partido morado neomarxista y tremendamente dirigido hacia lo social y obrero, comandado por una élite de profesores de universidad e intelectuales de papá cuyo líder vive en una mansión vigilada por las fuerzas de seguridad. También surge el partido naranja, que es capaz de desdecirse en multitud de ocasiones en tiempo record con tal de obtener algo de migaja política (¿en qué dirección dispararía a España si no tienen claras ni sus propias ideas?). O un partido verde pistacho que aprovecha el cansancio de gran parte de la población hacia la postmodernidad para abrirse un hueco hacia su propia corrupción haciendo oídos sordos a sus propias exigencias (véase su primer ascenso en Andalucía coincidiendo, ¡oh sorpresa!, con el cese de sus peticiones allí en temas como inmigración o ideología de género). Y entre tanta opción suicida un mensaje común en el que todes están de acuerdo: ¡vota en las próximas elecciones!, nos da igual a quién pero es muy importante que votes, ¡seguro que todo cambia a mejor!… Tras cuarenta años de dictadura de esta ineptocracia una consigna resuena profundamente en la mente-masa: LA DEMOCRACIA TAMPOCO FUNCIONA.

De izquierda a derecha, la lista es interminable

Pero tranquilo todo el público, tenemos series de Netflix absolutamente vacías de contenido que exprimirán y retorcerán tu cerebro hasta dejarte narcotizado. Píllate el último videojuego y dale todo el día a la maquineta. Cuelga tus fotos más molonas en las redes, aparenta lo que no eres ni de lejos porque solo te importas tú. Tienes trabajo, tienes cervecitas en la nevera y probablemente tienes un hobby que te hace creer que haces algo con tu vida… No, espera, vaya vida vacía de mierda… va a ser que EL ESTILO DE VIDA MODERNO TAMPOCO TE LLENA.

Y así en pleno COVID-19, cuando un alto cargo de la Guardia Civil admite públicamente que se usan los recursos públicos destinados a luchar contra el crimen en censurar las críticas al gobierno en el mundo virtual, cuando el presidente-títere de turno reconoce en un discurso compartido con los medios que el objetivo (!) de la última pandemia es acelerar los cambios hacia un Nuevo Orden Mundial (digitalización, consumo a distancia, desaparición del dinero físico etc.), ya nadie puede refutar que vivimos inmersos en la mentira; puede (jajaja) que sea la menos mala de las mentiras pero ya nadie puede negarla. EL SISTEMA HA FALLADO.

Da igual a quien votes, tú siempre pierdes

Y entonces  es cuando nosotros proclamamos: ¡estupendo!, ¡el sistema se ha roto definitivamente y no tiene arreglo!, ¡construyamos otro! Hay que darle al coco, leer, buscar el camino, es la hora de resistir la ola que limpiará toda la suciedad, y también de proponer qué vendrá después. Aprendamos del pasado pero con la vista puesta en el presente y en el futuro. Otros soñaron primero lo que luego consiguieron, hagámoslo ahora nosotros, porque si no otros vendrán y lo harán en nuestro lugar.

CB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: