Isidoro de Sevilla y su concepto de rey cristiano (Reflexión histórica sobre el Rey y el reinado)

En medio de esta pandemia que asola Europa, querría hacer un homenaje al santo que se celebra el día 4 de abril, San Isidoro de Sevilla.

Isidoro de Sevilla es uno de los mayores eruditos de nuestra historia y en concreto de la alta Edad Media. Vivió entre finales del siglo VI y principios del VII d.C. Formaba parte de una acaudalada familia hispano-romana, que tenía parentesco con la realeza visigoda, residente en Sevilla.

Sus afamados escritos llegaban a temas tan dispares como la geografía, la historia, la astronomía y la teología. Fue arzobispo de Sevilla durante más de tres décadas, presidió los insignes II Concilio de Sevilla y IV Concilio de Toledo, y destacó por contribuir decisivamente a la conversión del pueblo visigodo del arrianismo al catolicismo.

IV Concilio de Toledo

Actualmente es venerado como santo y se le considera uno de los Padres de la Iglesia.

Para comenzar con el concepto de Rey cristiano de este célebre personaje de la historia de nuestro pueblo, he de ubicar la situación histórica de la monarquía visigoda en Hispania.

Los visigodos, desde que se asentaron en la Península Ibérica y posteriormente a la caída de Roma, utilizaron como arquetipo político de referencia al Imperio Romano,que les proporcionaba legitimidad e instrumentos de gobierno. Los primeros siglos les dispensó un buen papel, pero a partir del S. VI este referente romano tuvo una acuciante depauperación.

Esta situación, unida a la nula tradición organizativa visigoda, la falta de recursos financieros, militares y administrativos, y la inexistencia de una filosofía que formulase los conceptos fundamentales de su reinado, ponían en una grave situación de supervivencia a la monarquía visigoda.

Para más inri, la población ibérica tenía como credo cristiano el católico-nicense, y la monarquía visigoda seguía la doctrina arriana; estaba claro que si la dinastía goda anhelaba seguir reinando debía conseguir el amparo, los recursos y la doctrina de la Iglesia Católica.

La conversión de Recaredo al catolicismo en el año 587 y su política activa en favor del catolicismo, son un punto de inflexión en la historia de los visigodos. En este momento se da comienzo a la reformulación de las nociones que articulan las relaciones jurídico-políticas del reino visigodo, y la estrella de este proceso será nuestro personaje Isidoro de Sevilla.

Conversión de Recaredo de Muñoz Degrain (1888)

Isidoro construyó toda una doctrina, que se encuentra en sus obras “Sententiae y Origines” y “Liberetymologiarum”, para legitimar la presencia y buena conducta de los reyes en nuestro territorio.

Esta doctrina se podría resumir en varios planteamientos fundamentales:

Isidoro considera que los Reyes son llamados reyes para actuar rectamente, y si no actúan de tal forma, es decir que pecan, pierden este título. “Rey serás si obras rectamente, si no la haces, no lo serás.”

El término de “Rex” lo vincula a tres conceptos: a “regere” o dirigir, a “rectum” o recto y a “agere” o actuar. Así el nombre de Rey adquiere los elementos teleológicos que le convierten en conductor hacia la salud y salvación de su pueblo, y además se espera del él que haga, que actúe, no basta con que el Rey obre bien a nivel personal, debe ser actor, debe dirigir y corregir a su pueblo a través de la herramienta de la legislación.

Don Rodrigo, el último rey de los visigodos, arengando a sus tropas antes de que comenzara la batalla de Guadalete (711)

Isidoro de Sevilla destaca el carácter instrumental del Rey como pastor de la grey cristiana hacia la salvación de sus almas mediante la salud de sus cuerpos. Insiste en la naturaleza de servidor del pueblo que debe tener el titular del oficio regio, y para ello considera que las principales virtudes de este deben ser la humildad, la piedad, la justicia y la moderación.

Como es natural, la formulación de la ley moral por la que debía dirigir al pueblo el Rey, le correspondía a la Iglesia. La Iglesia formularía los dogmas morales revelados de la ley divina hecha por Dios, y el Rey los tendría como límites de su legislación bajo pena de excomunión por su conculcación. Isidoro estima que es preciso que las normas se funden en la razón, sean conformes con la religión, convengan a la disciplina y sean útiles para la salvación.

Por último, uno de los principios que establece Isidoro de Sevilla es que no existe una diferencia de esencia entre el rey y los súbditos, es decir, que los reyes no tienen una naturaleza superior que la de su pueblo. Estima que la transferencia de poder hecha en favor del Rey es no-finita, es decir, que es reversible, que no se consuma en el acto de la coronación sino que es permanente durante toda su vida y por tanto revocable y sujeta a la condición: “rexeris si recte facies, si non, non eris”.

Escultura de San Isidoro en la escalinata que da acceso a la Biblioteca Nacional de Madrid, autoría de Jose Alcorrevo

Estas tesis formuladas por Isidoro, pese a que algunas como la última no se aceptaron, sirvieron no sólo como base primordial de las monarquías visigodas, sino también para los sucesivos reinos cristianos que imperaron en la Península.

Examinando la completa inexistencia de valores rectores de nuestros actuales políticos, que únicamente se guían por lo que les dictan las grandes élites financieras, indudablemente tendríamos un futuro mucho más esperanzador si se guiaran por antiguos valores como los formulados por esta monumental celebridad llamada Isidoro de Sevilla.

                                                                                              J.M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: