Represión contra el partido disidente de oposición “Partido Popular Nuestra Eslovaquia”

El líder del partido de tercera vía Partido Popular Nuestra Eslovaquia (LSNS), Marian Kotleba y otro conocido representante del partido han sido acusados ​​de “crimen de odio extremista”. El primero por haber liderado un proyecto solidario, el segundo por su participación previa en una banda de rock patriótica.

En los últimos años, LSNS ha crecido hasta convertirse en una fuerza a tener en cuenta en Eslovaquia. En las elecciones presidenciales de 2019, Kotleba recibió un impresionante 10,39 por ciento de los votos y terminó en cuarto lugar entre dieciséis candidatos.

En el mismo año, el partido quedó en tercer lugar en las elecciones europeas con el 12,07 por ciento de los votos, muy cerca de dos partidos plutocráticos, Smer-SD (15,72 %) y PS / SPOLU (20,11%).

Congreso del Partido Popular Nuestra Eslovaquia

En las elecciones parlamentarias nacionales de febrero de este año, LSNS aumentó su representación de 14 a 17 escaños, con 229.581 votos.

A través de sus acciones, los activistas del LSNS han ganado una popularidad que ha provocado la furia de poderosas organizaciones sionistas en Estados Unidos y Rusia.

El Comité Gubernamental contra el Racismo (VRAX), dirigido por el sionista Jan Orlovsky y controlado por la fundación globalista George Soros Open Society, ha transformado el Departamento Nacional de Investigación Criminal (NAKA) en una fuerza policial secreta con un departamento especializado en perseguir a los llamados “extremistas”.

Marian Kotleba habla en un mitin callejero

Esta iniciativa ha estado dirigida específicamente a los diputados de LSNS, que representan la oposición política al nuevo, pero ya impopular, gobierno neoliberal.

El líder del partido por LSNS, Marian Kotleba, quedó atrapado en la red de NAKA en 2019, cuando en un proyecto benéfico distribuyó cheques de 1488 euros a familias pobres necesitadas.

El estado eslovaco ha retratado el gesto filantrópico de este líder de la oposición como un “crimen de odio extremista”. Esto se justifica por el hecho de que la combinación de números 1488 puede interpretarse como una “referencia al sentimiento pro-blanco”.

El juicio de Kotleba estaba programado para comenzar ayer martes, pero se pospuso, no está claro hasta cuándo, debido al COVID-19.

La lucha del régimen contra los críticos del gobierno disidente se intensificó aún más el mes pasado cuando la policía secreta organizó una redada contra el ex candidato parlamentario del LSNS Ratislav Rogeland y otros ocho miembros del partido.

Rogeland fue elegido por NAKA como objetivo debido a su participación como músico disidente en la banda patriótica de rock Kratky Proces.

Ahora se dice que Rogeland y los otros sospechosos están acusados ​​de difundir mensajes extremistas, y específicamente por tres álbumes de rock que grabaron y vendieron durante un período de 30 años. Si son declarados culpables, podrían enfrentar una draconiana sentencia de prisión de ocho años.

Algunos de los detenidos

Durante varios años, los países liberales de Europa del Este han sido relativamente cautelosos a la hora de responsabilizar a las personas por delitos políticos, con referencia al pasado comunista.

Ahora que nacionalistas como Rogeland y Kotleba se están volviendo más populares, la clase dominante de Bruselas y Washington está siendo presionada para usar la coerción desesperada para silenciarlos.

La semana pasada, la presidenta Zuzana Čaputová amenazó a Kotleba y al LSNS en una ceremonia en conmemoración del “Despertar Nacional Eslovaco” durante la Segunda Guerra Mundial, advirtiendo de “colaboradores nazis”.

Zuzana Čaputová (segunda por la izquierda) y Marian Kotleba (segundo por la derecha) durante un debate publico en televisión

Fue a fines de agosto de 1944 cuando un grupo de guerrilleros comunistas sionistas liderados por agentes de la NKVD emprendió una misión militar para derrocar al gobierno, formado por el sacerdote católico Josef Tizo, fundador de la Eslovaquia independiente que luchó del lado de las potencias del Eje.

Durante los años posteriores a la muerte de Stalin y la posterior “desestalinización”, el estado comunista checoslovaco establecido a la fuerza de esta manera conmemoró anualmente la era de Stalin. Una tradición que los liberales y capitalistas ahora han transformado en un mito multicultural liberal, un mito que, como algunos otros mitos anteriores, busca obligar al público a abrazar.

En 2018, una encuesta de opinión mostró que para más de las tres cuartas partes de la población eslovaca, el estado comunista, que se disolvió en 1989, es preferible al actual estado obediente de la UE globalista y “antirracista”.

Donde hay voluntad, hay un camino

Según esta mayoría de la población, en comparación con la plutocracia actual, el estado comunista tenía una economía superior, combatía la violencia gitana con mayor eficacia e incluso fomentaba una mayor solidaridad nacional.

Otra encuesta de opinión, cuyos resultados se publicaron en junio de este año, muestra que el 38 por ciento de los eslovacos prefieren firmemente una “dictadura” a una plutocracia liberal.

El encarcelamiento de opositores políticos por parte del estado eslovaco confirma lo que muchos eslovacos ya piensan: la Eslovaquia moderna funciona políticamente como lo hizo bajo el comunismo, solo con la diferencia de que los beneficios para la gente, que sin embargo trajo esta forma de gobernar el país, ahora están ausentes.

El Oso Blindado

Un comentario en “Represión contra el partido disidente de oposición “Partido Popular Nuestra Eslovaquia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: