Carl Spitzweg, pintor del Romanticismo alemán

Un 23 de septiembre de 1885 fallecía el pintor romántico alemán Carl Spitzweg (1808 – 1885), considerado entre los representantes más importantes del período Biedermeier, que es la denominación de un gusto y estilo literario y artístico, especialmente ornamental, que se desarrolló en el Imperio austriaco y el resto de la Europa Central entre el periodo del Congreso de Viena, 1814-15 y 1848, la época de la Restauración. Inicialmente designaba al sobrio estilo del mobiliario y la decoración característico de esa época y lugar, y a continuación el término fue aplicado por extensión a ciertas producciones pictóricas y literarias del mismo período, caracterizadas por rasgos románticos como el sentimentalismo, el intimismo, y por una bondadosa sátira del mundo pequeño-burgués. El término fue acuñado por los escritores Ludwig Eichrodt y Adolf Kussmaul en algunas poesías satíricas publicadas por un diario de Múnich en 1855. 

Carl Spitzweg nació en Unterpfaffenhofen, Germering, Baviera, siendo el segundo de tres hijos de Franziska y Simon Spitzweg, que eran sus padres.

Entre 1820 y 1825 estudió en el Humanistischen Gymnasium en Munich. Su padre le obligó a estudiar la carrera de Farmacia, en la que se tituló en la Universidad de Munich. En 1825 comenzó a formarse como asistente en la Farmacia del Doctor Franz Xaver Pettenkoffer. Mientras asumió un cargo como farmacéutico, fue colaborador como ilustrador en publicaciones satíricas, como la “Fliegenden Blätter”.

Cabecera clasica de la “Fliegenden Blätter”

Carl comenzó a pintar en forma autodidacta después de una larga enfermedad durante su convalecencia en forma autodidacta, copiando los trabajos de los antiguos maestros de la Escuela flamenca. La mayor influencia fueron las obras paisajísticas de artistas flamencos y holandeses del siglo XVII. Sus primeras obras propias fueron contribuciones de una serie de escenas a revistas satíricas. En sus cuadros, caricaturizó las aspiraciones de la pequeña burguesía y se volvió cada vez más a la pintura de paisajes, donde los personajes son solo graciosos adornos.  Su pintura estuvo inicialmente influida por el Biedermeier. Sin embargo, la obra de Spitzweg, a pesar de que su obra posterior estuvo más cerca del impresionismo, se atribuye al romanticismo tardío.  En su obra, cultivó las escenas de la vida rural y ciudadana, y poco a poco se inclinó por el paisajismo. Su obra más conocida es “Der Bücherwurm” “El devorador de libros” o “El ratón de biblioteca” (1850), que se vendió en Viena a Ignaz Kuranda en 1852 y ahora pertenece a la colección del Museo Georg Schäfer en Schweinfurt. Es típica del período Biedermeier, representando a la vez el carácter introspectivo y conservador europeo de finales de las guerras napoleónicas y burlándose de estas actitudes encarnándolas en un viejo sabio poco interesado de los asuntos del mundo.

Spitzweg no tuvo mucha fama fuera de Alemania. Sus obras más famosas fueron “El poeta pobre”, “El ratón de biblioteca”, “Carta de amor interceptada”, “Dos ermitaños”, “Serenata”, “Serenata española”, “El enfermo imaginario” o “El hipocondriaco”, y “Una visita”. 

“El poeta pobre”
“El amigo de las flores”
“Carta de amor interceptada”
“El eterno enamorado”

En 1833 recibió una herencia que le permitió dedicarse a la pintura. Más tarde, Spitzweg visitó los centros artísticos europeos, donde estudió la obra de varios artistas y a los viejos maestros de la pintura en los grandes museos, lo que le sirvió para pulir y refinar su técnica y estilo. En sus viajes visitó Praga, Venecia, Paris, Londres y varias ciudades belgas. En 1851 visitó la Exposición universal de París, esto y las visitas por las montañas de ciudades como Baviera y Franconia fueron muy importantes para inspirar su obra. En 1856, se estableció durante un corto espacio de tiempo en Berlín.

Durante su vida asumió algunos cargos relevantes: fue nombrado miembro honorario de la Academia de Arte de Múnich.

Sus últimas pinturas son casi todas retratos o escenas de género humorístico y excéntrico, como «The Bookworm» (“El devorador de libros” o “El ratón de biblioteca”), de 1850, y quizá su obra más famosa, «El enfermo imaginario», de 1865, intelectualmente en la Neue Pinakothek de Munich. Varios de sus cuadros sirvieron de inspiraron para la comedia musical «Das kleine Hofkonzert», de Edmund Nick.

“El ratón de biblioteca”

Murió en Múnich, el 23 de septiembre de 1885, siendo enterrado en el Alter Südfriedhof.

Eduardo Núñez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: