El circo de los payasos y sus mentiras…

Aún sin terminar la Gran Guerra, la alta finanza disparaba sus últimas balas… dispuesta a no desistir en el aniquilamiento de Occidente, y comenzaba a poner en práctica su diabólico plan de la conquista del obrero. Y no solo del obrero, si no de Europa. Concluida la contienda, los señores que dominaban la alta finanza de aquel entonces, decidieron reclutar a los mejores patriotas de Rusia para realizar lo que sería la revolución rusa comunista. Digo lo de los mejores patriotas porque, Lenin y Trotsky, lo único que hacían en los tiempos de guerra, era organizar huelgas, allá por 1905, cuando sus compatriotas se batían con Japón, o cuando renegaban del esfuerzo de sus camaradas en la guerra mundial… unas joyas!! Pues bien, si analizamos quienes eran los encargados de financiar a los señores de dicha revolución, y de qué señor surgió tal idea filosófica, pronto nos daremos cuenta de que ésta, no era comunista, y  bien, sí  era rusa, era tan sólo por la localización.

El ideólogo de dicha filosofía, no era nada más y nada menos que hijo de un prestamista. Señor Lenin, que era de todo menos obrero y el gran Trotsky, casado con la hija del banquero Givotovsky. Qué raro, un movimiento que justamente hablaba de la lucha del proletariado y por el momento no hay más que gente acomodada…  ¿qué querían, autodestruirse?

Supongo que el típico romántico comunista diría que la financiación se conseguía a través de los afiliados al partido y que cómo lo iba a financiar el capitalismo si ese era el gran enemigo del trabajador… Contaban con 2.500 afiliados, ¡¡¡que habría que ver su estado económico!!! ¿Acaso el señor Lenin tenía tantos ahorros como para financiar él solito una guerra civil contra el Zar Ruso?

No, señores comunistas, que no os engañen, fue totalmente financiada por los siguientes caballeros y compañías bancarias: Jacob Schiff, Max Breitun, Felix Warburg Otto. H. Kahan, Mortimer Schiff, Jerome H. Hanauer, Banco Kuhn Loeb and Co. Por supuesto ninguno de ellos rusos, de alguna  luna de Júpiter imaginamos… 

El rostro de la Alta Finanza (Kuhn, Loeb, Bernard Baruch, J.P. Morgan, Eugene Meyer;
Paul Warburg, Max Warburg, Jacob Schiff, Louis Brandeis, Alfred Rothschild
)

Como es sabido, no tardaron en ganarse a la gente con sus grandes dotes de comunicación y convencimiento pacífico. Toda una obra maestra lo que dejó y sigue dejando aquel coloso de la mentira. 

A día de hoy, vemos por televisión, como nos entretienen, diciendo que si Podemos, que si Vox, que si la financiación del PP… ¿Pero se puede ser tan necio de pensar que a día de hoy, queda algún partido político que no esté sometido a ese grupito tan simpático de banqueros? No los del siglo pasado, si no, a los actuales.

LA FARSA ES ENORME, TANTO EN LO ECONÓMICO, COMO EN LO SOCIAL…

Pero volviendo a los que dicen llamarse socialdemócratas, socialcomunistas… ya no saben ni como llamarse. Lo que más rabia me da, es como a tal mentira, como tal farsa, como tal patada en el estómago y broma de mal gusto la puedan llamar: ¡socialismo!

Eso sí que es su gran mentira… Vamos a ver, ¿En qué cabeza cabe, que un movimiento que apueste por la igualdad pueda llamarse socialismo? ¿Que un movimiento concebido, con el único fin de crear una única clase social pueda llamarse SOCIALISMO? ¿¿Pero no hay algo mas mezquino y horroroso para la humanidad que la igualdad?? ¡¡No, y rotundamente NO!! ¡¡Es un mentira!! De las miles que llevan contando desde el 1945…

Pablo Iglesias frente al Muro de las Lamentaciones de Jerusalén en 2014

El verdadero socialismo es el comunitario, el que defiende los valores eternos, la ética, el honor, la educación. El que defiende la cultura, la naturaleza y el arte. El que apoya al intelectual, al obrero, al agricultor… El que eleva al humano en todos los sentidos sobre cuanto le rodea. El que ama la natalidad y la familia. El que no es cobarde y lucha por el bien de la su raza. Ese es el socialismo que hay que apoyar. El verdadero socialismo nacional.

Y por último me voy a permitir el honor, el lujo y el gusto de hacer un poco de comparación. Ya sé que las comparaciones son odiosas, pero me viene en gana. 

Mientras un movimiento era financiado en todos sus ámbitos, otros sólo recibían dinero de su voluntad y su esfuerzo. De sus periódicos, hechos con amor y con sudor.

Mientras a otros les costeaban sus guerras, para derrotar a sus adversarios, otros eran encarcelados por crear alborotos en alguna cervecería… Enterrando a diferentes camaradas y glorificando sus nombres eternamente. Mientras unos tenían el apoyo de sus enemigos, otros, eran encarcelados y se les prohibía hablar en público como oradores. (Todos conocemos el caso de Goebbels, de como su amigo Bernhard “isodoro” Weiss lo castigó un tiempo por decir Verdades como puños).

Bernhard Isodoro Weiss

Porque mientras unos apoyaban a sus enemigos, otros los ponían en evidencia una y otra vez, ganándose así el amor de toda Europa. Porque la única verdadera pauta del socialismo es la lucha por la comunidad y no la mentira!!

Alejandro Jiménez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: