Boltzmann, la termodinámica y la entropía (Recomendación literaria – Jueves Cultural)

“Boltzmann, la termodinámica y la entropía” por Eduardo Arroyo Pérez.
NATIONAL GEOGRAPHIC ESPAÑA. RBA, Barcelona, 2014.

L. Boltzmann nació en Viena en 1844, fue profesor de Física en Graz, Berlín, Viena y Múnich y doctor honoris causa por la U. de Oxford. Siendo muy joven leyó en inglés al filósofo D. Hume y al extraordinario físico escocés Maxwell. Aficionado a la música fue buen intérprete al piano de Schubert. Siempre se consideró Físico Teórico. Afinó la visión del ingeniero militar francés Sadi Carnot sobre la irreversibilidad de los procesos físicos que conllevaban entropía, considerando que en verdad teóricamente sí que eran reversibles; ahora bien, de una probabilidad remota absolutamente reñida con la observación. Una cosa sería el tiempo concebido psicológicamente, en nuestra vida limitada, y, otro, el tiempo físico-cósmico donde no caben las direcciones temporales privilegiadas, nuestro mundo experiencial no es más que una fluctuación estadística fruto del desarrollo del “equilibrio frío” del Universo muerto, es una consecuencia relativamente improbable de la entropía.

El mundo de la vida procede de una organización   definida por una moderada entropía o desorden que tiende a desarrollarse y desvanecerse por completo hacia un estado más probable. En las actuales teorías de la expansión del Universo alcanzada una entropía máxima “el cosmos seguiría un conjunto de ciclos en los que una expansión daría lugar a la siguiente, sin principio ni final” (p. 121), tal sería el planteamiento del premio Nobel inglés Roger Penrose, lo cual se correspondería con el resurgimiento del cosmos en Boltzmann, llegados a una entropía máxima “gracias a pequeñas fluctuaciones”. Este planteamiento cosmológico no estaría lejano de las afirmaciones de Nietzsche sobre “el eterno retorno” de lo mismo.

Boltmann Fue capaz de interpretar la termodinámica en conceptos mecánicos, en el caso de los procesos de los gases en procesos micro mecánicos atómicos con corchetes estadísticos consecuencia de un azar cuantificable, que establecían momentos de equilibrio respecto a las consecuencias comprobables en el ámbito natural y en el de la ingeniería. Estaba anunciando a Max Planck y la mecánica cuántica.

El físico prusiano Clausius, intuyendo la teoría atómica de la materia ya había propuesto un sistema cerrado, como un modelo físico, donde no disminuía la entropía al no intercambiarse materia ni energía, creyendo que el fundamento de esta era la disgregación de las moléculas, atreviéndose a hablar de diferentes tipos de movimientos de los átomos como rotación, vibración.

Boltzmann fue crítico con la metafísica atacando a Hegel y a Schopenhauer, creyó que la lógica matemática no era ajena a procesos de selección natural y adoptó, por el contrario, una metodología de la explicación de los procesos teórico-científicos próxima a un criterio darwinista que dilucidaba los avatares de las hipótesis en la Historia de la Ciencia, casi identificando Filosofía con Ciencia.  Apoyó la verosimilitud de las geometrías no euclidianas, influyendo en la Filosofía de la Ciencia de T. Khun, en la Teoría del conocimiento de E. Cassirer y en el pensamiento de E. Toulmin con su lógica de los modelos interpretativos en su obra “La Comprensión Humana”.  No obstante, se opuso al fenomenalismo radical de Mach creyendo únicamente en un fenomenalismo instrumental o metodológico como estructura matemática pero que era capaz de conocer procesos con base cierta y real de una naturaleza determinada, haciéndolos inteligibles.

Monumento a Boltzmann.

Boltzmann se suicidó en 1906 en Trieste, los especialistas no llegan a un acuerdo respecto a las causas; se ha señalado que la muerte imprevista de uno de sus cinco hijos pudo ser el desencadenante, por otra parte, padecía, desde su estancia en Berlín, una patología mental maniacodepresiva, las acolaradas polémicas conceptuales con Match y Ostwald éste defensor de la energía como paradigma frente al atomismo corpóreo, pudieron deteriorar también su entendimiento y su voluntad.

Luis Fernando Torres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: