La España vaciada

“Agricultor es aquel que, enraizado a su tierra natal gracias a la herencia familiar, cultiva su tierra y considera su trabajo un deber para con su familia y para con su pueblo” Walter Darré

Estos días ha habido una concentración frente al Congreso, en Madrid, en la que los concentrados apelaron a la conciencia política para que sus señorías recuerden a las provincias ninguneadas y abandonadas de la llamada España vaciada.

En la lectura del manifiesto y en representación de más de una veintena de provincias, intervinieron portavoces de plataformas de Jaén, Soria, Cuenca y Teruel para clamar atención institucional hacia la España olvidada y para que se afronte el reto demográfico.

La fecha elegida conmemora el segundo aniversario de la denominada como ‘Revuelta de la España vaciada’, que fue convocada por plataformas y colectivos ciudadanos el 31 de marzo de 2019 en una multitudinaria manifestación en Madrid que llegó a congregar a cerca de 100.000 personas de provincias como Soria, Jaén, Teruel, Cuenca, Ávila o Guadalajara, entre otras. Y esta vez, como entonces, siguen reclamando que las administraciones asuman compromisos reales ante estos territorios que pierden población por falta de inversiones y de infraestructuras además de por el desmantelamiento de servicios, lo que les resta oportunidades y genera un éxodo poblacional acusado. Con todos esos factores, se sienten históricamente ninguneados, ignorados y olvidados por las administraciones. De hecho, La España vaciada pone el foco en el gran desequilibrio territorial existente en España y que afecta al 70% del territorio, por lo que exigen a la clase política que cumpla con los mandatos europeos de convergencia social y económica y afronten con firmeza el problema del reto demográfico.

La revuelta de la España vaciada.

En la plaza de las Cortes de Madrid, frente al Congreso, se leyó un manifiesto donde una decena de plataformas provinciales llevan un mes de movilizaciones precisamente clamando atención para esas provincias, con el mismo espíritu que representa el sentimiento de más de un centenar de colectivos de una veintena de provincias aglutinadas en la denominada España vaciada. A la lectura del manifiesto se sumaron otros representantes de plataformas de Jaén, Soria, Cuenca y Teruel. En el mismo solicitan acciones y compromisos reales, ya que consideran que en España todo sigue prácticamente igual y la situación en sus provincias sigue estando en la casilla de salida y poco o nada se ha hecho realidad desde aquella fecha de 2019, salvo haber sido capaces de meter en la agenda de todos los partidos políticos, instituciones y medios de comunicación el debate de la crisis poblacional y territorial que entonces era totalmente secundario o directamente obviado. Aunque lo seguirá siendo pasadas las elecciones que toquen en cada momento.

Con la concentración posterior en la puerta del Congreso de los Diputados, han querido significar la presencia y unidad del conjunto de las plataformas con el fin de llamar la atención para que retumben las conciencias de los partidos políticos que, hasta la fecha, se limitan a prometer lo que no saben cumplir. Y la EVA (España Vaciada) mantiene su pulso para que no caiga en el olvido su lucha. Consideran que es la hora de pasar a los hechos, que hay que cambiar el modelo de las políticas cortoplacistas que siguen empobreciendo a los territorios que menos tienen y aumentando la brecha del desequilibrio territorial. Han lamentado que en España se sigue vaciando de infraestructuras, de servicios y de población no sólo a poblaciones rurales sino también a medianas y pequeñas ciudades y capitales de provincia, por lo que claman por políticas vertebradoras y una apuesta clara por esta España desfavorecida que busca su futuro. De hecho, la España vaciada está organizada a través de una Coordinadora nacional que mantiene reuniones telemáticas de trabajo en ocho bloques de materias donde se proponen soluciones para sumar y ser parte de la solución. Esas propuestas son trasladadas a los distintos actores políticos, a los que se pide que ejerzan sus responsabilidades para comprometer un punto de inflexión que determine el fin del abandono institucional de estos territorios de la España vaciada que no quieren ser menos que los demás y reclaman las mismas oportunidades para contribuir a la convergencia y al desarrollo con el fin de poner fin al éxodo poblacional. Pierden el tiempo, y sus reclamaciones caerán en saco roto, porque a los partidos y a los políticos cosmopolitas y urbanitas, el campo y sus problemas simplemente no les importan. Y por eso no quieren enfrentarse con esa realidad. A la clase política la única agenda que le interesa seguir es la globalista Agenda 2030. El globalismo, la globalización, y el capitalismo “verde” de la Agenda 2030. En esto consiste el ‘ecologismo’ de las élites: dar dinero a los grandes negocios, para que reciclen hoy lo que ellos mismos contaminaron ayer. Es como aquello de 2008: rescatar a los bancos que causaron la propia crisis económica. Solo que, esta vez, la maniobra cuenta con el aplauso de los progres. Y naturalmente, los progres ni son de izquierdas ni son socialistas; son eso: progres.

El Gobierno luciendo pin de la Agenda 2030.
El Rey en Nueva York.

Son esos progres que se dicen de izquierdas o socialistas, pero argumentan que los trabajadores españoles no quieren trabajar en el campo porque son unos vagos y se deben traer inmigrantes en lugar de mejorar los salarios de los trabajadores españoles, esos progres deberían tener también en cuenta que la siniestralidad laboral en el campo sigue disparada, con 90 fallecidos el año pasado. Los que producen lo que comemos son muchas veces los más abandonados. Por otra parte, es interesante que, a raíz del incidente por el bloqueo del canal de Suez, se hayan puesto de manifiesto los límites de la mundialización, y por ello se siga insistiendo en cadenas de aprovisionamiento más cortas, es decir, más locales.

También hay que señalar, por si algún despistado se cree que VOX son menos malos que los progres, que VOX diferencia entre globalismo y globalización, y solo se opone al primero pero no a la segunda, ya que considera que la globalización es una realidad económica hoy día inevitable, es decir, el discurso capitalista propio de la derecha. Y, como han dicho en repetidas ocasiones sus dirigentes, se oponen a la inmigración ilegal, pero no a la inmigración legal. Y, más aún, están a favor de la inmigración sudamericana, por lo que es de suponer que su solución a la España vaciada sería la de repoblarla con inmigrantes sudamericanos, es decir, con amerindios. Algo que además es compartido por una buena parte del facherío, que entienden la defensa de la Hispanidad como una defensa del mestizaje. Una equivocación desde un punto de vista identitario. Y no olvidemos que, sin la inmigración legal y las deslocalizaciones, el capital nunca hubiera tenido fuerza para imponerse a los trabajadores en todo porque la inmigración legal (la que quieren VOX y la patronal) es el ejército industrial de reserva que fortalece al capital.

No somos más que un nuevo eslabón de la larga cadena que es la historia de nuestro pueblo. Intentemos cumplir con nuestro deber de la mejor manera que sepamos. Por nuestro futuro, por nuestro trabajo, por nuestra soberanía. La herramienta es el nacionalismo social.

Eduardo Núñez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: