La gran oportunidad perdida: el Primer Congreso Nacional de Trabajadores en 1946

Gracias a una camarada y amiga he podido leer el documento oficial de Conclusiones de noviembre 1946 sobre este primer Congreso, editado por la Delegación Nacional de Sindicatos, con 120 páginas.

Estaba presidido por Fermín Sanz Orrio y participaron unos 300 congresistas electos en las Elecciones Sindicales de 1946 con sus nombres, profesión y provincia de origen.

Fermín Sans Orrio era el jefe de todos los sindicatos, el Delegado Nacional, y de la Organización Sindical fue indiscutiblemente obra suya este Congreso.

El Ministro de Trabajo, con una junta de Hermandades Sindicales de Labradores y Ganaderos en Madrid.

Francamente he quedado anonadado por las propuestas de este Congreso, que son más socialistas, comunitarias y radicales que cualquier propuesta de la extrema izquierda del Sistema actual, pero además orientado todo con sentido común, sin negar la propiedad ni la iniciativa privada, con un sentido de comunidad extraordinario, con una referencia cristiana, y una radicalidad en las propuestas que debieron escandalizar a las fuerzas reaccionarias del franquismo, que por supuesto no cumplió casi ninguna de esas propuestas.

Si el franquismo se hubiera dirigido a este sindicalismo socialista comunitario, España hubiera podido contar con una base obrera y socialista no marxista sino nacional. En realidad las propuestas eran tremendamente radicales y opuestas al capitalismo pero en una orientación anti marxista (ni materialista ni matando la iniciativa y la inventiva privada).

Desgraciadamente el franquismo muy pronto se desvió a una dictablanda con una economía tendente al capitalismo proteccionista como paso intermedio para integrarse, con la dirección posterior de los economistas del Opus, en un capitalismo global.

Fermin Sanz-Orrio viendo los planos del nuevo edificio de Hermandad en Granollers, en 1944.

Lo que pudo ser y no fue, un Movimiento social sindicalista absolutamente adelantado en su tiempo.

Voy a resaltar solo algunos (no todos para lo que es mejor leer el libro) de los temas destacados y sorprendentes de esta propuesta de los Sindicatos franquistas en 1946:

COMISIÓN PRIMERA — Participación del trabajador en la Empresa:

Este capítulo es quizás el más sorprendente y radical, que no es igualado por las propuestas actuales de ‘Podemos’ y los progres rendidos al capitalismo global.

A) Participación en los beneficios.

Tras indicar que la participación de los obreros en beneficios es doctrina social de la Iglesia, además de ser justa, exige que: “La Ley establezca con carácter general la obligación a considerar a sus productores como participantes en razón directa de los beneficios…”. Los beneficios que deben repartirse entre los trabajadores lo serán proporcionalmente a sus sueldos. Y esos beneficios deben ser auditados por el Sindicato para evitar ocultaciones indebidas.

Por supuesto parte de los beneficios son para la inventiva, trabajo y riesgo del empresario, para interés del capital invertido, todo ello de forma razonable, sin usura ni abuso.

Evidentemente en caso de grandes beneficios una parte puede ir también a donaciones sociales y ayuda a la comunidad, bajo control Sindical.

Hoy cuando grandes empresas ganan cientos de millones cada año, sin considerar en nada a los trabajadores muestra el mal esencial del capitalismo.

Indica el informe que, en caso de pérdidas, no hay beneficios por tanto, pero los trabajadores no deben pagar las pérdidas puesto que ellos no son responsables de la dirección o cambios de la empresa, etc.. de la empresa, siempre que hayan cumplido con su trabajo normalmente.

B) Acceso a la propiedad de la Empresa, Accionariado.

Para grandes empresas que sean sociedades anónimas, “que se obligue a las empresas a facilitar a sus trabajadores el acceso a la propiedad de la misma mediante la cobertura de acciones especiales“.

Estas acciones pueden darse en forma de parte del reparto de beneficios si lo desea el trabajador.

Los productores murcianos esperando la llegada a la CNS de Fermin Sanz-Orrio, 9-6-1957.

C) Juntas de Jurados en las grandes Empresas.

Establecer unas Juntas de Jurados en grandes empresas presididas por el dueño de la empresa, con representantes de los trabajadores según sus diferentes categorías.

Estas Juntas no solo vigilan que se cumpla la ley en la empresa, controlan las reservas sociales que las empresas deben tener, sino también deben conocer la contabilidad real de la empresa, salarios, beneficios, y estar presente algún representante de los trabajadores en el Consejo de Administración.

No dirigen la empresa, que es algo reservado a la iniciativa e inventiva de los dueños, pero si controlan como se hacen las cosas sin ocultaciones al tener presencia en todos los órganos directivos de la empresa.

COMISIÓN -SEGUNDA — Elevación del nivel de vida del trabajador.

A) Retribución:

a) Plus de cargas familiares — Cajas de Compensación.

Se basa no solo en unos salarios dignos, sino que se fijan las propuestas especialmente en los “Pluses de Cargas Familiares”, un sistema de protección especial a las familias con más hijos, cargas de cuidar a los padres, fallecimiento de un trabajador, etc. mediante una Caja de Compensación que sea alimentada con un tanto por ciento de la nómina general de la empresa.

Este Plus Familiar no debe tributar a Hacienda.

b) Salarios de la mujer.

No solo reclama igualdad de salario a igualdad de trabajo, sino que pide toda una serie de medidas para proteger la maternidad, lograr poder cuidar los hijos sin perder el empleo.

Y reclama que se les evite trabajos como mineros o extremadamente fatigantes.

d) Horas extraordinarias.

Prohíbe realizar horas extraordinarias si hay paro en la zona de esa empresa, excepto si el número de horas es mínimo, que no justifiquen nueva contratación temporal de parados.

La primera Junta de Jurados. Entrega de credenciales. Barcelona, julio 1939.

COMISIÓN TERCERA – Necesidades básicas del trabajador

B) Alimentación: Recordemos que en 1946 había aun en España algunos alimentos racionados. Pero los obreros piden que se racionen solo los alimentos de primera necesidad (citan el pan, aceite, arroz o las patatas), dejado que los demás sean libres de adquisición, pero con el precio controlado.

Han comprendido que el racionamiento comunista lleva a la escasez, y en cambio habrá más producción si es libre la producción pero con un precio razonable limite.

D) Vivienda.

Piden un empréstito nacional dedicado a construir viviendas baratas para los trabajadores, en todo el país, de forma que su venta permita cancelar el préstamo y así volver a construir más.

Que una parte de las inversiones de toda empresa de construcción sea para construir pisos de obreros.

Que se prohíba a los Ayuntamiento especular con los terrenos públicos, de forma que su venta tenga una parte importante dedicada a viviendas para trabajadores.

Hoy los Ayuntamientos y entes oficiales han vendido al mejor postor todo terreno público en subasta, sin ocuparse de nada.

Obligar a la Banca y Cajas a que cuando compren un terreno para sus oficinas inviertan un 25% del valor de esa inversión en construir viviendas para trabajadores.

Primera Junta Sindical de España. Barcelona, julio de 1939.

E) Coordinación de precios y salarios.

“Que, si bien es laudable el espíritu de competencia de las empresas para ofrecer al comercio sus productos, es en cambio censurable, por anti humano y anti social, basarla exclusivamente en al diferencia de jornales que podría suponer el emplazamiento de sus factorías en zonas geográficas de menor categoría”.

Esta prohibición hubiera acabado con la globalización y la ruina industrial. Es unan denuncia actual de la deslocalización a países con sueldos de miseria o al uso de inmigración barata.

COMISIÓN SEXTA — Seguridad Social.

No solo existe el Seguro Social, sino que debe ampliarse en tres temas esenciales, Primero ampliar la ayuda a las familias, según número de hijos.

Segundo una ayuda esencial a la maternidad, crear Centros de Maternología y ayuda económica a los hijos.

Tercero ayudas y préstamos a los nuevos matrimonios para consolidarse en los gastos de crear un nuevo hogar.

COMISIÓN SÉPTIMA — Atribuciones de los Sindicatos en el mantenimiento de la paz social.

Pre-conciliación, conciliación, arbitraje.

Los Sindicatos sería los primeros en arbitrar soluciones a conflictos laborales.

Recordemos que NO son Sindicatos de clase sino de TODOS los trabajadores, eso es esencial.

Solo casos graves deben pasar a Magistratura de Trabajo, los demás basta la sentencia del Sindicato en su Tribunal de Conciliación.

Hablando a una concentración de agricultores valencianos en el Teatro Principal de Valencia.

COMISIÓN DUODÉCIMA — Política de plenitud de empleo.

Esencial su declaración de que “todos los españoles tienen derecho y deber del trabajo, siendo la satisfacción de ambos misión primordial del Estado”

Primero no solo hay derecho sino DEBER de trabajar, esto es esencial cuando hoy solo de habla de derechos sin deberes.

La vagancia y la mala intención en el trabajo, no poder justificar ingresos sin trabajo, son tan contrarios como el paro. No se trata de dar dinero solo al parado, sino darle un trabajo por ese subsidio de paro.

Segundo: no se trata de una misión más del Estado sino su misión PRIMORDIAL el asegurar trabajo a todos.

“Es principio fundamental del Nuevo Estado el subordinar los intereses particulares a los superiores de la colectividad”, esto solo es el fin del individualismo y de la supremacía del Mercado y la Globalización.

Fermín Sanz Orrio.

CONCLUSIONES SOBRE ESTE TEXTO:

Podríamos haber analizado más cosas, pero todas estas propuestas sindicales son la base del sistema económico ‘fascista’ en general, y fueron un éxito donde se aplicaron.

Son absolutamente contrarios al capitalismo pero, también al comunismo, jamás intentan eliminar la iniciativa privada ni su inventiva y acción justamente recompensada.

Fermín Sanz Orrio intentó hacer de los Sindicatos Nacionales, no de clase sino del pueblo entero, la base de un sistema económico comunitario. Evidentemente la base reaccionaria que tras 1945 (con la derrota militar fascista) fue tomando control en el franquismo, consideró estas peticiones absolutamente rechazables, y solo aceptó algunos puntos, que además poco a poco fueron eliminados, y los pocos que quedaron (como las Empresas nacionalizadas por su interés nacional, o las rentas de alquiler controladas, o la limitación en los repartos de dividendos en la Banca, etc.) fueron eliminadas por la democracia posterior en aras del Mercado global.

Ramón Bau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: