Neocomunismo hecho en Davos

Mientras algunos liberales bajo influencia intentan persuadir al público en general de que no existe un Estado profundo ni un poder oculto, un poder oculto muy real, cambiando su estrategia, decidió en 2020 entrar en escena, a la vista de la opinión mundial.

Klaus Schwab, fundador y presidente del Foro Económico Mundial (WEF), junto con el príncipe Carlos, proclamó el Gran Reset la Cumbre de Davos de mayo de 2020, que es nada más y nada menos que la reestructuración, sobre nuevas bases, de las reglas de funcionamiento del planeta.

Según ellos, el capitalismo en su forma actual no contribuye al bienestar de la humanidad, lo que significa que necesitamos un nuevo capitalismo, capaz de defender el medio ambiente y reducir las desigualdades sociales.

No, no es un personaje de la Guerra de las Galaxias, es Klaus Martin Schwab, fundador del Foro Económico Mundial y miembro del consejo de administración del Club Bilderberg.

Se supone que el Gran Reset, en la era post-pandemia, debe establecer un nuevo orden mundial, garantizando la cohesión política, ideológica y económica de un mundo libre de estados-nación. Lo que, a primera vista, se desprende de sus declaraciones es que los planes de Schwab y su banda nos devuelven al comunismo global soñado por Marx y Engels, bajo el gobierno de una especie de gobernanza global transnacional.

Un comunismo que nos atrevemos a llamar más “dictadura del proletariado”, ya que es cierto que es difícil calificar de “proletarios” a los miembros de esta élite mundial “abigarrada” representada por Rothschild por un lado y Bill Gates por el otro… Por otro lado, siempre que sustituyamos “proletario” por “elitista”, por “dictadura”, ya estamos más cerca de la realidad.

Por lo tanto, el poder oculto decidió anunciarse, convirtiéndose así en poder visible. Todo lo que hasta ahora ha sido descrito como delirio paranoico por la prensa convencional responsable de reeducarnos en el uso de un lenguaje políticamente correcto es ahora visible en primer plano, legible y escuchable en la formulación de estos propios caballeros, de estos grandes hombres animados por ambiciones muy grandes.

El corypheus (En el drama ático, el coryphaeus era el líder del coro griego. Nota de EOB), por supuesto, continuará explicándonos que las palabras de Schwab y su pandilla son la emanación del pináculo de la buena voluntad filantrópica, pero el mero hecho de que dichos corypheas estén todos vinculados materialmente al Sistema y sus mecanismos, debería ser suficiente para convencer a cualquiera de no prestar atención a sus mantras.

Será mucho mejor centrarse en el verdadero significado de las reflexiones de Klaus Schwab, ya que las persigue incansablemente en entrevistas públicas donde habla sobre este nuevo orden mundial “transhumano” que nos establece como objetivo.

Concentrémonos desde el principio en un punto que ya no está en duda: la élite mundial se ha fijado el objetivo primordial de la desaparición de las naciones y los Estados-nación, y la creación de una gobernanza global que rija un sistema omnipotente dirigido a todos los aspectos de la vida, y en cuyo marco –en su opinión– será posible asentar, o al menos gestionar , los principales retos mundiales, como las desigualdades sociales, el cambio climático, el crecimiento insostenible, la migración, etc.

Por supuesto, la élite mundial se ha estado preparando para esto durante mucho tiempo: personalidades prominentes han estado hablando de ello durante décadas. El ex secretario de Estado Henry Kissinger, a cuyas conferencias Klaus Schwab asistió hace cincuenta años en Harvard, de las décadas de 1970 y 80, explicó que después de la globalización de los mercados, la política también debe globalizarse.

El presidente chino Xi Jinping (derecha) y Henry Kissinger, en Pekín el 8 de noviembre de 2018.

Brzezinski, ex asesor superior de seguridad nacional, también habló del fin de los estados soberanos, mientras que David Rockefeller habló de la necesidad de un gobierno mundial, mientras que Bush padre, en un discurso de 1990, ya proclamó el advenimiento del Nuevo Orden Mundial. Estas son las fuentes de estas “teorías de la conspiración” que sería inapropiado tomar en serio.

De las declaraciones de Klaus Schwab se desprende como podemos leer en su libro titulado The Great Reset confirmado con Thierry Malleret y publicado en julio de 2020, que, por “gobernanza global”, debemos entender una especie de sistema complejo de un nuevo tipo, sacando su legitimidad de la observación de que, de forma aislada, ni la sociedad civil, ni el mercado, ni los gobiernos, son capaces de hacerse cargo de nuestras necesidades y nuestras preocupaciones.

Es por eso por lo que, dicen, la mejor solución es que las empresas y los gobiernos “se comuniquen entre sí de manera interactiva”. En mi opinión, la única interpretación posible de esta jerga es que las principales figuras de un mercado globalizado deben, paso a paso, quitar a los Estados-nación las “pesadas responsabilidades” de los gobiernos para asumirlas en su lugar.

Nadie se atreve a llamarlo conspiración…

Entonces, y si queremos echar un vistazo al consejo de administración de este WEF presidido por un Klaus Schwab de 83 años, veremos representadas las empresas más ricas del mundo y los multimillonarios más influyentes en dólares: los consejeros generales de Blackrock y Blackstone, el director del grupo inversor Carlyle David Rubinstein, el hombre más rico de China Jack Ma, pero también –detalle nada desdeñable– los líderes de la ONU, el FMI y el BCE.

Por lo tanto, no cabe duda de que el Foro Económico Mundial representa un centro ideológico con gran influencia en la red de la élite mundial.

También trabaja muy estrechamente con otras organizaciones con experiencia, como el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) o el Club Bilderberg. Lo que intento dejar claro aquí es que el proyecto titánico del Gran Reset no es sólo el dado personal de Klaus Schwab y sus asociados, sino que es la consecuencia de un proceso que viene de lejos.

Es el escaparate donde mostramos lo que es más presentable para analizar las reacciones de las “masas” ante los cambios y por tanto las preocupaciones normales, con el fin de obtener el consentimiento más amplio posible.

Pero volvamos a esta gobernanza postnacional y transnacional. Sus planes y declaraciones muestran claramente que, en efecto, están pensando en los términos de un orden político global complejo, nacido de la fusión de los gobiernos tradicionales y los protagonistas del mercado mundial, flanqueados por unos pocos actores de la sociedad civil de alto perfil.

Las líneas divisorias institucionales y funcionales que separan estos diversos polos hasta ahora se diluirían, dando lugar a una especie de orientación unificada, de poder único, por supuesto en interés de los objetivos del “humanismo”, el bienestar, la salud y la paz en el mundo.

Si tratamos de obtener una imagen más precisa de ella, lo que yo, por mi parte, veo inmediatamente es que estos titanes han decidido sustituir la democracia por una gobernanza tecnocrática en detrimento de una gobernanza democrática basada en políticos electos, con el fin de subordinar una transparencia ya artificial a una “experiencia” que es totalmente incomprensible para la gente común.

Tras la fusión del liberalismo desde arriba y el comunismo desde abajo, lo único que queda por hacer es la gestión de los problemas sociales y las crisis tecnológico-ecológicas, es decir un pragmatismo que también podría considerarse como un calentamiento de esta tesis del “fin de la historia” que había hecho la fama –hoy un poco empañada– de un tal Francis Fukuyama.

Según Marx, la idea del comunismo era que algún día se resolverían los problemas del mundo, después de lo cual cada uno recibiría de acuerdo con sus necesidades. Todos iguales y todos felices…

Entre los objetivos de la élite mundial, como las fórmulas de Klaus Schwab, una cuestión fundamental recurrente es que el hombre se transforme para adaptarse a la era de la digitalización, la robotización y la IA (Inteligencia Artificial).

Ya en 2016, Klaus Schwab escribió en su ensayo sobre “La cuarta revolución industrial”, que las técnicas desarrolladas por los nuevos gigantes tecnológicos permitirán a los gobiernos interferir en nuestra esfera privada, conocer nuestros pensamientos más íntimos para influir mejor en ellos, con el objetivo de modificar nuestro comportamiento. Esto ya no permitiría una frontera entre la vida privada y el dominio público. “Los medios de comunicación de hoy en día, desde computadoras portátiles hasta auriculares de realidad virtual, casi con seguridad se volverán implantables en nuestros cuerpos y cerebros”. Klaus Schwab concluyó: “A lo que conduce la cuarta revolución industrial es a la fusión de nuestras identidades físicas, digitales y biológicas”.

Aquí está finalmente un verdadero seguidor de la conspiración. Pero no, Klaus Schwab no es un teórico de la conspiración, es un conspirador. ¡Piensen por un momento, liberales! Pero para mostrar sin más lugar a dudas que el objetivo es, en efecto, un mundo feliz (neocomunista), citaré los eslóganes que escuchamos en un anuncio encargado especialmente por el Foro Económico Mundial, o, al menos, algunas perlas extraídas de estos eslóganes.

¡La vida nunca ha sido tan hermosa!

El brillante futuro de 2030: “¡Hola! No tengo nada, no tengo privacidad, ¡y la vida nunca ha sido tan hermosa!»; “¡No tendrás nada y serás más feliz!” “Todo lo que necesites, lo vas a alquilar. Y los drones te lo entregarán”; “Millones de personas migrarán debido al cambio climático.”; “Tendremos que acoger e integrar mejor a los refugiados”. Y así sucesivamente…

Estos titanes quieren nuestro bien. Por eso tenemos las mejores razones del mundo para temerles. Debemos ser conscientes de ello.

Tamas Fricz (Francia)

(Extraído y traducido de la publicación en papel Le Courrier du Continent n°627, abril de 2021)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: