Vincent Reynouard se enfrenta a dos periodistas que trabajan para M6

Ayer, en Londres, concedí una entrevista a dos periodistas franceses que están realizando un «largo documental» sobre los nacionalistas en el panorama político y en las redes sociales. Su trabajo debería ser transmitido a principios de 2022 por el canal M6.

Acepté porque sabía que sería una oportunidad para hacerles escuchar una voz discordante de nuestros círculos. Pensé que, para prepararse para la entrevista, habían estudiado mi discurso. Fui ingenuo. Me encontré frente a dos personas que no sabían casi nada de mí. Una ignorancia tan sucia que, en un momento, la mujer pensó en decirme que había… un museo del Holocausto en París. Luego me preguntó si había estado en… Auschwitz.

Lo más grave es que su ignorancia se mezcló con un sesgo obvio. Los dos reporteros pensaron que iban a entrevistar a un monstruo. Cuando les expliqué mi concepción del nacionalsocialismo y mi filosofía de lucha, no podían creer lo que oían. Incluso tuve la clara impresión de que no me creían.

Porque luego me encontré frente a no dos periodistas que no escuchaban, sino dos inquisidores que intentaban «acorralar» a un sospechoso que ya consideran culpable.

Realmente fue la cancha. Entre los momentos memorables, el de la mujer argumentó que Hitler había invadido Francia. Respondí que fue Francia la que declaró la guerra a Alemania. Luego agregué: «¿Conoce las dieciséis proposiciones?” Hablé con bastante naturalidad de las dieciséis propuestas de Hitler para resolver pacíficamente los diversos conflictos (29-31 de agosto de 1939). Ella respondió que ellos eran los que hacían las preguntas, no yo. Realmente fue Nuremberg.

Otro momento memorable, cuando la mujer me preguntó si estaba de acuerdo con que me enfrentara a un sobreviviente de los campamentos. Respondí que sí, siempre que el debate fuera cortés y constructivo. No quería venir a ser insultado. Entonces la mujer me dijo (en esencia): «Es demasiado fácil, dices cosas escandalosas y quieres que la gente mantenga la calma.” Por lo tanto, el culpable no sería el superviviente que se enojaría, sino yo, que exigió un debate cortés.

Volveré a esta entrevista con más detalle. Porque confirma, en un caso concreto, flagrante y registrado, cómo trabajan estos periodistas. Así que no me arrepiento de haberlo concedido.

Vicent Reynouard

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: