La escuela: un cuento (Lunes cultural)

LA ESCUELA SEGÚN EL DIABLO

Hace muchos años en algún país el diablo hizo su aparición, el traía una idea en la cabeza y trataba de convencer a la gente.  Su idea era el hacer una escuela pero, ¿Cómo sería esa escuela? 

Entonces se le ocurrió preguntar a las madres de los niños cómo era que sus hijos se comportaban y ellas empezaron a contestar con gran entusiasmo… 

¡Los niños aman la naturaleza!
¡Ah…! entonces los meteremos a cuartos cerrados en donde no vean ni siquiera el árbol de la esquina…! ¿Qué más les gusta?

¡Les gusta comprobar que la actividad sirve para algo!
Entonces haremos de tal manera las cosas que su actividad no tenga ningún objeto, dijo el diablo.

¡Ah…! – dijo otra señora – Les gusta moverse, brincar, saltar, correr, aventar…
Pues los obligaremos a estar sentados y quietos….

¡Les gusta manejar objetos, servirse de las manos! – comentó una más.
Pues que sólo manejen ideas, únicamente ideas… ¡Que no ocupen las manos!

¡Les gusta razonar!
¡Pues que memoricen!

¡Les gusta hablar!
Que guarden silencio, ¡Prohibido hablar!

¡Ah! Y sobre todo ¡reír!
¡Perfecto!… Entonces inventaremos los castigos.

Y así se formó la escuela, de esta manera, de esta fue como los niños aprendieron lo que jamás habrían aprendido… aprendieron a….
¡ENGAÑAR! ¡DISIMULAR! ¡MENTIR!

LA ESCUELA SEGÚN EL ÁNGEL

Llegó un Ángel y decidió que era preciso una escuela angélica en vez de la del diablo. Y preguntó a las madres de los alumnos que les molestaba a los niños:
No deja que el joven corteje

– Les molesta a los niños estar callados.
– ¡Ah! Pues dejaremos que hablen y griten lo que quieran en la escuela.

-Les molesta estudiar en vez de jugar.
– ¡Ah! Pues haremos que jueguen todo el tiempo, las asignaturas serán de juegos y diversiones.

– Les molesta los exámenes.
– ¡Ah! Pues aprobado general para todos.

– No quieren memorizar las tablas de multiplicar o saber los países y sus capitales.
– ¡Ah! Pues que lleven todo el día un IPhone con calculadora y consulten en internet todo en facebook, tik tok, etc con sus amigos.

– No les gustan los castigos.
– Ah! Pues anulados, podrán incluso insultar al profesor o levantarse a media clase, nada de castigos.

Y al aplicarlo, nació la Escuela Moderna Progresista.
Y aprendieron a:
SER BURROS, MALEDUCADOS Y GAMBERROS.

UNA PERSONA SENSATA HABLÓ A LA GENTE:

Nos hemos equivocado, no hay que preguntar a los padres lo que gusta o no a los hijos, sino que nos hemos de preguntar a nosotros mismos qué objetivos queremos conseguir con la educación.

Que sean buenas personas, con los conocimientos acordes a su edad, que sepan tanto a obedecer cuando es necesario como a tener iniciativa si se precisa, que jueguen, pero también que estudien con esfuerzo, que podamos los padres saber si están adquiriendo bien los conocimientos y el comportamiento por medio de calificaciones.

Y las escuelas que logren estos objetivos serán las buenas y las otras las malas. No hay escuelas ni reaccionarias ni progres, solo las que sirven o las que no sirven.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: