La ultraderecha acaba siendo la derecha

Marine Le Pen se ha esforzado tanto en ser ‘la derecha que puede gobernar’ que ahora se encuentra con que es superada en las votaciones por ‘la derecha’ republicana (el PP-Ciudadanos de Francia diríamos), no por la izquierda. Y vemos a la izquierda votando a los derechistas, como si el PSOE votara a los del PP.

Esto no es algo solo de Francia, sino que pasa en toda Europa. Se inició ya con el ex MSI que en su deriva a la derecha acabó con Fini siendo el apoyo de Berlusconi y está ahora absorbido por la derecha conservadora.

Y ¿de dónde vienen los dirigentes y votos de VOX en España?, todos los PP. Y todos van al PP cuando se debata algo serio en elecciones.

En Alemania AfD ha logrado solo anular al NPD alternativo, y no logra salir más que con los votos conservadores, sin ser más que una ‘derecha’ más conservadora y nacionalista. Porque ni Le Pen, ni Vox ni AfD en Alemania ofrecen algo distinto que la derecha.

El derrotado NPD pide que voten primero al AfD y luego al NPD. ¿Buscan acomodarse lentamente en el nuevo partido?

La abstención es cada vez mayor, en Francia fue del 65%, mostrando como la gente ya no espera nada de los políticos democráticos.

Se vota solo por temas muy concretos que en un momento agitan la gente por la prensa, Tv, etc. en España por ejemplo con el indulto-separatismo en estos últimos tiempos. Pero sin que se espere ya solución alguna a los problemas.

Y de la misma forma los alternativos de ‘tendencia derecha’ que son la mayoría, no tienen más salida que irse juntando con la ‘extrema derecha’ (la que se va a la derecha paulatinamente).

La izquierda está en manos del voto demagógico, ofreciendo ventajas y regalos, subvenciones y promesas. En esto los alternativos no pueden ganar, las izquierdas prometen lo que sea aun sabiendo que no lo van a dar.

Y no lo van a dar porque son absurdos demagógicos que llevarían al caos, y además la finanza y los poderes ‘superiores’ no les dejarían hacerlo.

Una parte de las ‘izquierdas’ ya no son tales, sino ‘progres’ que se dedican a prometer todo cambio decadente, pro-inmigración o a-moral, pero con eso no tiene más votos que una minoría de progres sin nada que ver con los trabajadores.

La conclusión es que, por ahora, mientras no se produzca una ruptura violenta y radical de la situación, el tema electoral es pura basura sin sentido. Hay que abandonar la idea de ‘acercarse a la gente’ a base de darles demagogia o centrarse en tema de la derecha capitalista.

Es mejor mantener las ideas de verdadera alternativa, sin esperar por ahora éxitos electorales con los ridículos medios de que se dispone. Mantenerse en pie en un mundo en ruinas decía Evola. Yo diría sobrevivir y formarse, sin dejar de estar atentos a un cambio radical externo que haga tambalear el sistema. Y entonces no ofrecer ni demagogias ni derechismos, sino ético, verdad y sinceridad. Nacionalsocialismo.

Ramón Bau

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: