13-15 de febrero de 1945: Dresde, mártir de Europa

Si hay un acontecimiento cuya cualidad está de moda minimizar, es la de la bárbara destrucción de la Florencia del Elba, que no constituyó ningún obstáculo militar para los Aliados de Stalin ni para el Ejército Rojo y que, no es exagerado afirmar que causó medio millón de víctimas a causa del intenso fuego provocado por las bombas. No repetiremos lo que generalmente se sabe que la ciudad estaba abarrotada de refugiados del Este expulsados por las futuras autoridades instaladas por los rusos a quienes, no se puede repetir lo suficiente, la Conferencia de Teherán de 1943 había asegurado nuevas fronteras y territorios desgermanizados.

Calcular con precisión el número de estas desafortunadas personas es imposible y el número de los muertos solo podría estimarse por el cubo de los restos quemados. Todo fue alcanzado, incluso el zoológico que también fue pasto de las llamas.

Escribo este artículo solo para recordar tres testimonios francés y belga. El primero de un sacerdote que fue profesor de historia y geografía en el anteriormente llamado Collège y luego Lycée Libre du Caousou en Toulouse, el Abbé Hermet había educado muy bien a varias generaciones allí. Prisionero de guerra cerca de Dresde, aseguró que en esas noches se veía como a plena luz del día y que el efecto del terror daba paso a la ira entre los prisioneros británicos pidiendo a los alemanes que les permitieran disparar a sus compañeros aviadores asesinos.

Abbé Hermet.

El segundo testimonio, fue el secretario privado de Léon Degrelle, el difunto Raymond Van Leeuw, quien solía recordar, que cuando llegó a la ciudad unos días después para una inspección regular de una escuela técnica donde estudiaban jóvenes rexistas belgas, descubrió que los postes todavía estaban calientes. Se le informó que por la mañana una ola angloamericana había ametrallado a los sobrevivientes en las orillas de la ciudad sajona.

Gerhart Hauptmann.

El tercer testigo leído y no escuchado, el dramaturgo Gerard Hauptmann que estaba en un sanatorio dijo aproximadamente estas palabras, ante el espectáculo del infierno encendido (al mismo tiempo que Roosevelt y el almirante Leahy firmaron a bordo del crucero Quincy, en el Mar Rojo, el tratado de alianza con la familia saudí, garantizándole proteger su corona contra la seguridad de reservar el suministro de petróleo a los angloamericanos): «¡Quien no haya llorado, llorará al ver este Dresde consumido! »

En Dresde, en 1950, los alemanes rinden homenaje a los muertos de febrero, en una ciudad todavía en gran parte en ruinas.

Dresde no es un capítulo cerrado: fue la ampliación de las puertas del Infierno que ni siquiera hoy están cerradas.

Pedro Dortiguier

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: