¿De qué lado estamos en la guerra de Ucrania?

Traducimos en exclusiva el siguiente artículo publicado en nordic-resistance-movement, el cual El Oso Blindado suscribe, ante las dificultades que parecen tener algunos alternativo y disidentes españoles frente al conflicto ucraniano.

El líder del Movimiento Nórdico de Resistencia, Simon Lindberg, explica cuál es la posición de la organización en este importante asunto.

***

Puede que haya quien piense que este artículo llega con casi una semana de retraso y que debería haberse publicado la semana pasada. Durante las primeras etapas de la guerra de Ucrania, inicialmente creí que no era tan importante para el Movimiento de Resistencia Nórdico tener una opinión oficial sobre el asunto, y que el conflicto no nos afectaba en gran medida a nosotros y a nuestra lucha en las calles de los países nórdicos en ese momento. Además, otros ya habían escrito y hablado sobre la guerra desde diversas perspectivas, tanto en nordicresistancemovement.org como en el sitio de noticias nacionalsocialista independiente Nordfront. Por ello, simplemente no consideré prioritario escribir el artículo que ahora está leyendo.

Pero, naturalmente, comprendo que hay otras razones que hacen que el conflicto sea de interés para nosotros aquí y ahora, y que podría tener consecuencias que pueden ser decisivas para nosotros a largo plazo.

Mucha gente ha discutido nuestra posición en este asunto y se ha preguntado cuál es nuestra postura. Extrañamente, algunos parecen haber interpretado el excelente artículo de Robert Eklund o la acción del Nido 1 el pasado fin de semana como una prueba de que somos leales a los globalistas de Occidente y, por tanto, estamos oficialmente en contra de Putin y de Rusia. Mientras tanto, varios de nuestros representantes han hecho comentarios que podrían interpretarse con el significado inverso, y algunos de nuestros miembros han compartido imágenes de banderas rusas en las redes sociales.

Acción del MRN: «No más guerras entre Hermanos».

Entonces, ¿Dónde está la verdad? ¿Está el Movimiento de Resistencia Nórdico del lado de Rusia o de Ucrania en la guerra?

Para poder responder a esta pregunta de alguna manera, hay que decir en primer lugar que es sumamente importante entender que la cuestión dista mucho de ser blanca o negra o totalmente evidente, y que puede verse desde muchas perspectivas diferentes.

En el plano puramente emocional, está claro que no es nada extraño sentir simpatía por Ucrania y la población ucraniana, sino todo lo contrario. Independientemente de lo decisivas que hayan sido las provocaciones de la OTAN a la hora de incitar a Rusia a iniciar la guerra -lo que hace que la cuestión de la culpabilidad sea, como mínimo, discutible-, está claro que el pueblo ucraniano no se merece que su nación sea bombardeada hasta los cimientos. Ucrania está atrapada en una lucha de poder entre imperios, y por muy culpable que sea el líder sionista* de Ucrania, no se puede atribuir ninguna culpa al pueblo ucraniano blanco y trabajador, el que ahora sangra y muere en suelo ucraniano junto con los soldados enemigos rusos.

Si se pasa por alto la esfera de influencia que acecha a Ucrania en forma de la OTAN, Israel y el mundo occidental, es obvio que Ucrania es un jugador muy pequeño en comparación con la gigantesca superpotencia de Rusia, y aquí también es lógico simpatizar con Ucrania. El Movimiento de Resistencia Nórdico siempre dirige sus golpes hacia arriba; y teniendo en cuenta el aspecto del mundo actual, es increíblemente inusual que no nos pongamos del lado del desvalido en cualquier tipo de lucha de poder.

Además, no es extraño que un nacionalsocialista se sienta preocupado cuando Putin declara que una de las razones oficiales para que Rusia vaya a la guerra es «desnazificar» Ucrania. Aunque esto no tiene exactamente el mismo significado que tendría si Benjamin Netanyahu, Joe Biden o Magdalena Andersson hablaran de aplastar el nazismo, sigue siendo una declaración que deja un sabor amargo en la boca de los nacionalistas, e instintivamente lleva a reducir la fe en Putin y a aumentar la simpatía por Ucrania.

Mientras tanto, todo el establishment del mundo occidental está atacando a Rusia al unísono. La máquina de propaganda está en pleno apogeo en un esfuerzo por hacer que todo el mundo odie a Putin y se ponga del lado de Ucrania en la guerra. La misma máquina de propaganda que lo único que quiere es que usted, como persona blanca, deje de tener hijos y se centre en su carrera, se mezcle con otros pueblos o se haga homosexual. Lo que este establishment quiere que pienses es a menudo un muy buen indicador de lo que no debes pensar en absoluto, y según esta medida, Rusia parece ser el bando a apoyar al 100%.

Desde una perspectiva geopolítica global, si teorizamos a partir de la improbable idea de que este conflicto conduzca a una tercera guerra mundial, entonces todas las naciones monstruosas liberales pro-sionistas, como Gran Bretaña, Francia, Alemania, Estados Unidos y, por supuesto, el propio Israel, se pondrían del lado de Ucrania, mientras que las fuerzas antisionistas más tradicionales y soberanas probablemente apoyarían a Rusia. Recuerden mis palabras cuando digo que el Movimiento de Resistencia Nórdico NUNCA se pondrá del mismo lado que Israel o la entidad sionista que los Estados Unidos representan hoy en día, ¡sea cual sea el asunto o el conflicto!

Si miramos la situación desde un punto de vista revolucionario, también es natural apoyar a Rusia. Al desafiar a los EE.UU. y al mundo occidental, se actúa contra el statu quo, la situación actual que debe ser destruida para que se produzcan verdaderos cambios, y para que nosotros, los nacionalsocialistas, podamos hacer verdaderos progresos. Cuanto más se desafíen los poderes gobernantes actuales, y cuanto más se combata la economía mundial, mayor será la posibilidad de una disrupción generalizada, que es una necesidad para que la revolución nórdica sea un hecho. Nótese que no quiero decir que los cambios venideros vayan a ser necesariamente mejores para nosotros; sin embargo, en la dramática situación en la que nos encontramos, debemos ver la esperanza en cada posible cambio radical que surja en el entorno global.

Una vez expuestos estos argumentos, el lector probablemente crea que nuestras simpatías están mayoritariamente con Rusia. Como contrapunto a esto, quiero dejar muy claro que no vemos a Putin como una persona buena o decente. La Rusia de 2022 no es en absoluto un país de mentalidad nacionalista. Putin es pro-sionista*, y Rusia es una tierra multiétnica y culturalmente mixta. Los nacionalsocialistas que operan dentro de las fronteras rusas se ven obligados a soportar una severa represión por parte del Estado, mucho peor que la que sufrimos en Suecia y los países nórdicos. Por ello, el Movimiento de Resistencia Nórdica no estaría ni mucho menos satisfecho si Suecia se pareciera a Rusia (aunque eso la haría mejor en algunos aspectos).

Más bien, la conclusión es que ninguno de los bandos en conflicto merece nuestro apoyo oficial. Como nacionalsocialista nórdico, no vale la pena luchar y morir por ninguno de los dos bandos. Nunca apoyaremos a Putin ni a Biden, ni a ninguna de las marionetas de las grandes finanzas. Esta es también la conclusión a la que llegó Marcus Hansson en su fantástico artículo en Nordfront recientemente. Por el contrario, siempre estamos del lado del pueblo, principalmente de nuestro propio pueblo nórdico, pero, por extensión, de todos los pueblos blancos del planeta.

No son los rusos, los ucranianos o los nórdicos los que se benefician de las bombas que caen sobre Europa y de que los blancos mueran por las balas de los demás. No, los que desean el conflicto y se benefician directamente de la guerra son, en cambio, como siempre, los cosmopolitas que venden armas a ambos bandos y tienen suficiente influencia y capital para hacerse aún más ricos y poderosos, independientemente de qué bando salga victorioso cuando vuelva la paz. Es en el lado opuesto de estos supervillanos globalistas y/o sionistas donde nos posicionamos. ¡Es ahí donde tenemos nuestro frente eterno!

Simon Lindberg, líder del MRN.

Pero, si ya hubiéramos estado en una posición de poder en las tierras nórdicas, ¿no nos habríamos visto obligados a adoptar una postura más pronunciada de lo que he hecho (o no he hecho) en este artículo? No, al menos no en la situación actual. Si el Movimiento de Resistencia Nórdica hubiera estado en el poder, nuestras Fuerzas Armadas nunca habrían sido desmanteladas, en cambio, habríamos tenido una fuerte fuerza militar lista para defender al pueblo nórdico y al territorio nórdico hasta la última gota de sangre. Así, no habríamos necesitado firmar ningún acuerdo con la OTAN. No habríamos tenido que temer ninguna expansión rusa. Y habríamos podido tripular nuestros propios cañones en lugar de cederlos a potencias extranjeras.

Simon Lindberg

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: