Manifiesto de Hexafolia

1. INTRODUCCIÓN

¿Quién de vosotros no ha pensado alguna vez que este mundo está loco o que ha perdido completamente el norte? Seguro que muchos lo habéis pensado como nosotros. Somos Hexafolia y, a lo largo de nuestra vida, siempre nos hemos hecho estas dos preguntas:

¿Por qué no nos sentimos identificados con este mundo?

¿Cómo podemos tomar el control, ser dueños de nosotros mismos, “capear el temporal” y luchar por lo que es Justo, Bueno, Bello y Verdadero sin corrompernos, envilecernos o tirar la toalla?

Somos personas inquietas que llevamos años luchando contra el mundo moderno que ha precipitado a los pueblos y naciones al caos, la decadencia y la degeneración. No somos políticos; somos personas de a pie, como vosotros. No tenemos un gabinete de propaganda ni dinero en abundancia; pero tenemos algo mucho más valioso e importante: unos ideales y un código de valores que rigen nuestra existencia. Por todo ello:

Afirmamos rotundamente que asumir y restaurar los valores de la cosmovisión tradicional sacará al mundo de la decadencia.

Cuando acabéis de leer este manifiesto comprenderéis cómo, mediante el autoconocimiento y, asumiendo y aplicando los valores guerreros a través del deporte, os haréis más FUERTES Y LIBRES para enfrentaos a cualquier adversidad.

Los tres pilares fundamentales que sustentan la asociación deportiva Hexafolia son: la Cosmovisión Tradicional, el Deporte (verdadero eje vertebrador de este grupo) y la Formación.

2. COSMOVISIÓN TRADICIONAL

Somos una asociación METAPOLÍTICA. Esto quiere decir que divulgamos valores e ideales sin perseguir ningún tipo de finalidad política mundana. No perseguimos ganar unas elecciones ni conseguir votos.

En Hexafolia, nos regimos por la COSMOVISIÓN TRADICIONAL, en la que hay una visión TOTAL del hombre, el      mundo y la existencia. Asumir esta Cosmovisión Tradicional significa hacer de nuestra vida un proyecto continuo de formación al servicio del Bien, la Verdad y la Belleza, para desarrollar todo el potencial que posee el ser humano.

Representamos las dos vías: la vía de la CONTEMPLACIÓN y la vía de la ACCIÓN. Nosotros creemos que Acción y Contemplación van íntimamente unidas y no puede existir la una sin la otra.

La vía de la Contemplación, a través de la formación, sirve de poco si no aplicamos esos conocimientos proyectándolos como guía de sabiduría hacia la Comunidad y enfrentándolos al mundo que nos ha tocado vivir. Para nosotros, recluirnos en una “torre de marfil”, a pensar, meditar y no actuar es una actitud profundamente egoísta.

De igual modo, la vía de la Acción, la parte guerrera que nosotros focalizamos a través del deporte, sin una base doctrinal e ideológica y regida por la razón y la sabiduría es, parafraseando a Antonio Medrano, una acción inútil, carente de sentido, alocada, desnortada y desvirtuada.

Pues bien, estos son los ejes fundamentales de la asociación junto con la Cosmovisión Tradicional: DEPORTE, vía de la Acción, y FORMACIÓN, vía de la Contemplación.

3. DEPORTE

Nosotros concebimos la vida como una MILICIA al servicio de la Comunidad. Por ello, usamos el deporte como campo de entrenamiento para formarnos física y espiritualmente y poder trasladar esos conocimientos y habilidades al campo de batalla, que es la vida real: nuestro día a día cotidiano, nuestro trabajo, nuestros problemas…

Nuestra intención es rescatar, a través del deporte, los valores de la Tradición Sapiencial y utilizar para ello la épica heroica. El camino del héroe como centro rector de nuestra existencia.

La actitud ante la vida lo es todo. Desde Hexafolia animamos a recorrer la vía del héroe con ánimo deportivo: espíritu combativo y esforzado, afán de superación y buena disposición ante los avatares de la lucha. Todo ello exige entrenamiento, ejercicio, disciplina, preparación teórica y práctica, elevada moral y esfuerzo incesante.

De nada sirve el victimismo, las quejas y los lamentos. Como el ciclista que afronta un puerto de montaña o el atleta que levanta pesado: con buena disposición, esfuerzo, constancia, perseverancia, apretando los dientes y dándole duro.

Los valores que nos guían son:

1. SACRIFICIO: estar dispuesto a darlo todo a cambio de nada. Siempre en beneficio de la Comunidad.

2. EMPUJE: presentar una buena forma física e irradiar confianza en los demás.

3. VALOR: actuar a pesar del miedo o las dudas. Aprender a canalizar y vencer los miedos.

4. HONOR: actuar conforme a la propia ley interior y la virtud. Es lo más preciado que poseemos. Como bien dice Cervantes en el Quijote: “por la Libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”.

5. LEALTAD: cumplimiento de los compromisos adquiridos con uno mismo, con los iguales, con la jerarquía o la comunidad. Es el pegamento que une los miembros de una comunidad o pueblo.

6. AUSTERIDAD: sobriedad. Moderar los gustos y domar los caprichos.

7. DISCIPLINA: hacia dentro que forja nuestro espíritu y físico. Y hacia afuera, que nos ata al deber para con los demás.

8. MAGNANIMIDAD: generosidad hacia los demás y tratar a los adversarios con honor y respeto.

9. DEBER: el dharma de la sabiduría oriental. Cumplir con nuestra ley interior y el Orden del Ser, con las obligaciones de cada uno y cumplir en defensa de la comunidad.

10. ESTILO: acorde con la virtud, siempre en busca del Bien, la Verdad y la Belleza. Implica defensa de la identidad, asumir un código de comportamiento, emular referentes o modelos a seguir y tener claros unos objetivos. Nuestros actos hablan por nosotros más que nuestras palabras.

11. ACOMETIVIDAD: agresividad canalizada para defender el Bien, la Verdad y la Belleza. Sin odio y sin ira, porque nublan el buen juicio. Como el león que caza una gacela: no siente ira, no siente odio, pero se concentra en su objetivo y lleva a cabo su cometido con total entrega.

 12. JUSTICIA: no como aplicación sistemática de leyes y códigos, sino más bien como valoración de la naturaleza humana. Distinguir lo justo de lo injusto en lugar de distinguir lo legal de lo ilegal.

Todos estos valores sólo tienen verdadera vigencia cuando estamos dispuestos a dar la vida por ellos. Esto no significa necesariamente morir por ellos, sino someternos a una dura disciplina interior de trabajo y esfuerzo, luchando cada día contra uno mismo.

En Hexafolia fomentamos el deporte como forma de superación, disciplina y autoconocimiento. La práctica de ejercicio físico es fundamental para nosotros y, por ello, cada miembro de Hexafolia entrenamos en la medida de nuestras posibilidades para mantener una forma física adecuada, sin dejar de lado otras obligaciones como la familia o el trabajo.

La lucha contra el mundo Moderno es una lucha a largo plazo, para toda la vida. No sirve “desfondarnos” en el primer kilómetro del Maratón y retirarnos antes de terminar. Tenemos que llevar un ritmo constante para conseguir cruzar la meta tras los 42 kilómetros.

Desde la asociación fomentamos el contacto y las salidas a la naturaleza, el montañismo, la escalada, las técnicas de supervivencia, los deportes de contacto y autodefensa (boxeo principalmente), los deportes de aventura y cualquier otra práctica que favorezca el ejercicio físico y el espíritu de camaradería y comunidad.

4. FORMACIÓN

Pero, no se trata de hacer deporte para pasar el rato, perder kilos, estar en forma o lucirnos en la playa. Para eso vale cualquier otra asociación o gimnasio modernos. Si eso es lo que buscáis, este no es vuestro sitio.

Nuestra idea es crear una COMUNIDAD de guerreros espirituales capaces de asumir y poner en práctica estos valores mediante la ética del ejemplo y utilizar las herramientas aprendidas para enfrentarnos a nuestra vida cotidiana sin quebrarnos ni pudrirnos por la decadencia reinante. A esto Julius Evola lo describe como mantenerse en pie en un mundo en ruinas y lo llama CABALGAR EL TIGRE.

Por ello, en todas nuestras actividades fomentamos la formación integral: física (que ya he nombrado), intelectual y espiritual. Realizamos lecturas y debates de textos sobre valores, ideales o la Cosmovisión Tradicional, charlas, conferencias, estudios sobre historia o filosofía, etc.

También estamos en contacto y prestos a colaborar con cualquier asociación cultural, deportiva o de cualquier tipo, que defienda nuestra cosmovisión y que comparta con nosotros intereses y objetivos.

5. CONCLUSIÓN

Ya para ir concluyendo, citaremos una frase de Gonzalo Rodríguez que nos parece suficientemente significativa y definitoria:

“La lucha con el dragón, la batalla interior contra ti mismo, tus miserias, vicios y bajezas, es la más importante de todas, porque es ahí donde te juegas el Ser o no Ser”.

Llegados a este punto, ha llegado la hora de que toméis una decisión:

Dejaos arrastrar por la corrupción y decadencia de la Modernidad mientras este mundo acaba de colapsar.

O pasad a este lado de la trinchera, resistíos con nosotros, interiorizad a través del deporte los valores de la Tradición Guerrera, sed dueños de vosotros mismos, sed FUERTES y sed LIBRES. Y juntos, creceremos, maduraremos, nos formaremos y ayudaremos; creando una sociedad de hombres y mujeres, con una profunda espiritualidad y devotos del Honor, la Sabiduría y la Verdad.

Así nos juramentamos. ¡Sea pues!

FUERZA, HONOR Y TRADICIÓN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: