Jean de Brem, centinela de Europa

Oficial, periodista, activista político… Jean-Nicolas Marcetteau de Brem fue asesinado por el poder gaullista en 1963. Fue olvidado demasiado rápido por las generaciones siguientes, y su memoria se limitó a los círculos de nostalgia de la Argelia francesa. Sin embargo, Jean de Brem ofrece una reflexión interesante y única sobre Europa en su Testamento de un europeo.

Publicado en dos volúmenes por Éditions de La Table Ronde en 1964, un año después de su asesinato, abarca la historia del Viejo Continente, desde la Antigüedad hasta principios del XX.ésimo siglo. Esta historia, apasionada y minuciosa, es fácil de leer y todos los hijos de Europa deberían tenerla en su biblioteca. Desafortunadamente, corrió la misma suerte que su brillante autor…

«Cada uno de nosotros es el último de los europeos». Jean de Brem que se expresa de esta manera en su Testamento1 es la figura misma de este hombre europeo, un arquetipo olvidado cuya ausencia es tan lejana en este momento. Al igual que Dominique Venner o Ernst Jünger, coexisten entre él dos entidades que son distintas, pero, si lo miramos, intrínsecamente vinculadas. Está el luchador y el escritor. Valiente, dedicado, fiel, es el ejemplo del militante que sacrifica su vida por una causa superior tanto por la pluma como por el fuego. Apasionado por la historia y la geografía, el autor del Testamento persigue dos objetivos, de los que no se esconde. «Quería en este libro, por un lado, exaltar a los mártires y a los grandes capitanes que instalaron la dominación de Europa sobre el mundo, por otro lado, denunciar a los aprendices de brujo que causaron la retirada de Occidente y ahora están preparando su aplastamiento total. Quería, además, explicando lo que Europa es hoy y lo que podría llegar a ser, dar a mi lector razones para luchar, es decir, una oportunidad de ganar. »2 

Para el escritor, los exploradores y guerreros del Viejo Continente sometieron a los pueblos de la tierra. Ahora se trata de «mantener a toda costa el grandioso legado de un mundo cuyos incendios han brillado en todos los continentes, en todos los océanos».

Edición La Table Ronde en 1964.

Sobre el tema de Europa, Jean de Brem escribe que «es un hormiguero de hombres y posibilidades, cuyos esfuerzos ejercidos en una sola dirección, tendrían efectos gigantescos e inclinarían el llamado sentido de la historia».3. El declive de la «civilización europea y cristiana» sólo puede ser detenido a sus ojos por la alianza de sus pueblos. Al igual que Pierre Drieu La Rochelle, disgustado con la mirada patriótica del ombligo, dijo: «Sé que no podemos quedarnos solos en Europa, o si pensamos que somos lo suficientemente fuertes como para estar solos, solo estamos locos. »4 Jean de Brem, lejos de cualquier derrotismo, promovió la unión de naciones en un proyecto político común. En palabras de este soldado de Europa, su «obra, mitad histórica, mitad política (…) anima a los europeos a volver a la mentalidad cívica occidental (…) y exalta el pasado enérgico de Europa, el amo del mundo».

LA VISIÓN DE UN NUEVO RENACIMIENTO EUROPEO

«Europa no debe ser solo el marco ampliado de nuestra impotencia y decadencia», escribió Maurice Bardèche.5, otro historiador de Europa. Jean de Brem, como este último, vio un gran destino para Europa, cuyo cemento intelectual y espiritual se formó, según él, en la Edad Media y se extendió por todo el mundo en los tiempos modernos. «El ‘milenio cristiano’ cumplió su gran misión civilizadora: frente a paganos y bárbaros, la caballería mantuvo la ley y el espíritu de Dios, mientras que Bizancio preservó piadosamente los secretos de la antigüedad. La síntesis de estas dos Europas medievales, precipitada por el Islam, floreció en el Renacimiento. »6 Para permanecer fiel a esta tradición y a estas raíces, el escritor espera que Europa, después del declive infligido por las revoluciones, se reconstruya sobre un rechazo del «globalismo destructivo».7 y «una primera comprensión de todos los hombres blancos (incluidos, si es posible, los rusos)»8.

Jean de Brem.

Jean de Brem desarrolla así una visión del mundo9 que busca preservar una «civilización mortal, que se creía invencible»10. A principios de la década de 1960, tal pensamiento obviamente no estaba generalizado y, por lo tanto, era visionario en muchos sentidos. También dio lugar a un verdadero debate de ideas en la derecha. Un debate que también se ilustra con la aventura del Espíritu Público. De hecho, esta revista política y literaria francesa, considerada el órgano de prensa no oficial de la OEA, revelará una feroz lucha entre una facción revolucionaria europeísta y otra, más estrictamente nacionalista y maurrasiana.

EL ESCRITOR, LA POLÍTICA Y LA ESPERANZA…

Estas ideas políticas innovadoras, de las que Jean de Brem fue uno de los primeros campeones, se encarnarán a través de Europe-Action, un movimiento político creado y dirigido por Dominique Venner en enero de 1963. Esta organización se basará en una revista mensual del mismo nombre de la que Jean Mabire, también partidario de una «Europa de las patrias carnales», será editor en jefe desde 1965. Jean Mabire coronará esta visión europeísta rindiendo homenaje a Jean de Brem en el último capítulo de su libro El escritor, la política y la esperanza11.

«Nuestro mundo no será salvado por eruditos ciegos o eruditos hastiados. Será salvado por poetas y luchadores, por aquellos que han forjado la «espada mágica» de la que habló Ernst Jünger, la espada espiritual que hace palidecer a los monstruos y tiranos. Nuestro mundo será salvado por los vigilantes estacionados en las fronteras del reino y el tiempo. «, dijo Dominique Venner12.

Jean de Brem.

Jean de Brem es uno de ellos. Un hombre de acción que no es reacio a usar la violencia (si la considera legítima), que no duda en matar al banquero Lafond que no apoyó a su camarada Bastien-Thiry, es sin embargo un poeta idealista al que le gusta discutir sin cesar el futuro a construir.13. Luchador militante de los Jóvenes Independientes14, es el adaptador lírico de la canción alemana Ich hatte ein Kamerad, bajo el título La Cavalcade. Oficial paracaidista burbujeante en el Canal de Suez, es el sereno autor de una historia enciclopédica de Europa. Jean de Brem cumplió con su «deber como nacionalista, europeo y revolucionario». Compartamos o no sus luchas, tiene un mérito que es el privilegio de los héroes: la coherencia absoluta de su lucha que dirigió sin falta hasta el final. Sin desviación ni compromiso.

Adrien R. (Instituto Iliade)

Notas:

  1. Los dos volúmenes publicados por La Table Ronde son:
    Volumen 1. La epopeya europea de un soldado de Europa.
    Volumen 2. Desde el Renacimiento hasta las revoluciones que sacudieron al mundo de 1780 a 1945.
  2. Jean de Brem, El testamento de un europeo, La epopeya europea de un soldado de Europa. La Mesa Ronde, 1964, p.12
  3. Ibíd., pág. 15
  4. Pierre Drieu La Rochelle, Mesure de la France, Bernard Grasset, 1922, p.40
  5. Citado por Francis Bergeron, Bardèche – ¿Quién soy yo? Pardès, 2012. 128 págs.
  6. Jean de Brem, Op cit p. 297
  7. Jean de Brem, El testamento de un europeo, Del Renacimiento a las revoluciones que sacudieron al mundo de 1780 a 1945. La Table Ronde, 1964, p. 297
  8. Ibíd., pág. 347
  9. Según las ediciones de La Table Ronde, Jean de Brem, que murió antes de terminar su libro, tenía la intención de añadir a su obra un tercer volumen, en el que expresaba más profundamente sus convicciones personales sobre la justificación y el futuro de la Unión Europea.
  10. Jean de Brem, El testamento de un europeo, La epopeya europea de un soldado de Europa. La Mesa Ronde, 1964, p.8
  11. Juan Mabire. L’Écrivain, la politique et l’espérance, colección Europa, 1966, pp. 215-223.
  12. Dominique Venner. Histoire et tradition des Européens : 30.000 ans d’identité, éditions du Rocher, 2011, 276 p.
  13. Jean-Marie Curutchet, quiero la agitación. Robert Laffont. 1973, 334 págs.
  14. Los Jóvenes Independientes son el movimiento juvenil del Centro Nacional de Independientes y Campesinos (CNIP). Un partido de derecha tradicional, es socialmente conservador y económicamente liberal. Sus militantes estarán claramente comprometidos con la Argelia francesa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: