La culpa del arte basura: los esnobs capitalistas, los medios de masas y las administraciones

Aunque los grupos de alternativa suelen ocuparse poquísimo del arte, cuando lo hacen por algún escándalo especial que llega a la prensa (que son lo de menos respecto a la basura continua de trastos que se generan), suelen cometer la típica equivocación de los que tienden en realidad a la derecha, que es culpar a las izquierdas y a los progres de esta decadencia del llamado arte actual (que ya no es ni ‘moderno’ pues lleva más de 80 años de reinado absurdo, con una repetición continua de las mismas tonterías y nulidades).

Es evidente que esos trastos no los compran los obreros ni la gente de clase media, sino gente que quiere aparentar ser ‘moderna’. Por supuesto los ‘progres’ de izquierda radical pueden apoyar esas chorradas, pero su apoyo no es el que impone ese desastre en el Arte.

La dictadura viene ante todo de la prensa y los medios de masas, propiedad de grandes grupos capitalistas. Y tras ello la gente con medios económicos más importantes son los idiotas que pagan barbaridades por ‘barbaridades que llaman arte’. Ellos son los que pagan miles y cientos de miles de euros por rayas, manchas o trastos.

Cuando vemos un ejemplo extremo de estupidez, como en el pasado mes de mayo, cuando un autollamado ‘artista’ italiano, Salvatore Garau, vendió una escultura invisible (o sea nada) por un precio de 15.000 euros a la casa de subastas milanesa y luego en una posterior subasta esta obra inmaterial ha sido adjudicada a un comprador por 28.000 euros, no creamos que el culpable es el timador del artista, sino el necio que pagó esa cantidad por nada.

Salvatore Garau.

La descripción de la escultura explica que se trata de una obra “inmaterial para colocar en un lugar libre de estorbos”, con unas dimensiones variables de 200 x 200 cm.

La escultura invisible viene acompañada de un certificado de autenticidad emitido por el artista, que certifica que el comprador es propietario de la obra que no se puede ver. “Más que esculturas invisibles, las definiría como esculturas inmateriales. Mi fantasía, entrenada durante toda la vida para sentir lo que existe a mi alrededor de manera diferente, me permite ver lo que aparentemente no está ahí”, explicaba el artista jeta. “¿No damos forma a un Dios que nunca hemos visto? ¡Muchos no saben que tienen una imaginación ilimitada!”, concluía el timador.

Todo esto no es para obreros sino para snobs capitalistas. Es la derecha de la burguesía financiera la que compra cualquier cosa para ‘decir que lo tiene’, con su afán de notoriedad.

Luego están las administraciones que compran para poner en sus exposiciones, esas administraciones las pueden dirigir ‘progres’ pero pagan con dinero público, no con el suyo.

Pongamos que un timador pone en venta un ‘cuadro invisible’ de esos por solo 500 euros, no lo venderá a obreros tampoco, seguramente ni los esnobs, que no lucirán por algo de 500 euros.

En fin, un día todo este castillo de naipes caerá, basta que parte de la prensa diga “El Rey está desnudo”, ponga en evidencia la estafa y la tontería.

Ramón Bau

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: