Mito y política (1955), texto de N. Anquín

Enviado por Alberto Buela

Autor: Nimio de Anquín. De Anquín fue uno de los mayores filósofos hispanoamericanos del siglo XX. En España le publicó la editorial Gredos en 1962 un libro difícil «Ente y Ser, filosofía del ser naciente».

Nadie se atreve hoy a denunciar la democracia, ni entre los ‘alternativos’ hay valor para ello.

Creer que la democracia liberal juega algún papel positivo en la historia universal, es ingenuidad, o ignorancia, o mala fe.

Objetivamente, la democracia de hoy es una forma de dominación de los Estados omnívoros, fomentada sistemáticamente en los Estados mediatizados. Los casos más ejemplares son las dos Alemanias e Italia. España se libró de ser mediatizada gracias a la Revolución Nacional que le restituyó la libertad soberana y aventó la democracia. El día que España sea democratizada será el día de su aniquilamiento: se dispersará como polvo, y se habrá cumplido el deseo satánico de Cromwell que en 1656 declaraba al español «el enemigo natural, el enemigo providencial» («the natural enemy, the providential enemy”) y exhortaba a sus súbditos a no darle tregua hasta destruirlo. En América sudcéntrica, la democracia es el opio con que se embota su conciencia para mediatizarla.

Formalmente la democracia es un producto y también un factor de “crisis”, no un factor de creación.

La democracia liberal actual es un producto de descomposición del mundo pre-burgués. El momento del advenimiento de la democracia liberal es el año 1789, es decir, el de la Revolución Francesa, que luego se proyectó como factor de «crisis» en el mundo occidental. La «crisis democrática del mundo» no creó nada, pero sí destruyó las instituciones arcaicas medievales que no tenían ya porqué subsistir. Pero cuando la democracia en cuanto tal quiso crear, no pudo hacerlo por sí misma y se transformó en el imperio napoleónico, el cual sí fue creador al cien por ciento. Más, sólo duró un suspiro, pues su origen era espurio, por haber nacido de la democracia en cuyo nombre Napoleón se ciñó la corona. Se podría argüir que U.S.A. es una creación de la democracia, pero ese sería un argumento para niños. En primer lugar, los emigrantes del «Mayflower» se expatriaron no por un ideal democrático, sino por una decisión religiosa, es decir, que no buscaban en América la libertad política sino por accidente, en cuanto sirviera al ejercicio de su libertad religiosa. U.S.A. nació por un acto de confesionalidad protestante, no por una decisión política en sentido estricto. Su segregación de Inglaterra tuvo por motivo simbólico una cuestión sobre pago de impuestos. En el inicio, de U. S.A. están como raíces el calvinismo y la economía, no la política. La democracia no ha creado nada grande en el orden político. Toda la historia universal en cuanto construcción y grandeza es obra de los imperios. La democracia no fortifica sino debilita la conciencia voluntad y relaja la energía creadora. Debido principalmente al opio democrático, todas las naciones sud-centro-americanas se hallan hoy políticamente en estado larval y no llegan a constituirse con instituciones permanentes. La democracia es la pesadilla de la conciencia desdichada pasiva, o sea la conciencia anonadada bajo la sombra siniestra del Dominio.

Un comentario en “Mito y política (1955), texto de N. Anquín

  1. DISECCION DE LA DEMOCRACIA

    Si por ejemplo tomamos como guía La Historia de las ideas políticas de J. Touchard facilmente nos aparecerán una veintena de Teorias políticas de esa indole. Baroja afirmó que del liberalismo le gustaba más lo que había destruido que lo que pretendía construir. Estoy de acuerdo, han sido los Imperios los que han transformado la faz del mundo, no las democracias . También en algunos pensadores liberales hay elementos dignos de rescatar, J. Dewey con sus críticas a Rousseau y a la lógica unidireccional , o a la sociedad inorganica ,o , nuestro G. Santayana ,apasionado por el orden ,por Italia y por la justicia impuesta frente al individualismo liberal inconsecuente, ególatra, egoísta y frente al puritanismo debilitante que malogra el decoro social impidiendo la vertebración de los mecanismos civilizadores de compensación.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: