Tres libros editados por Terre & Peuple: Comprender los orígenes del mundialismo

Terre & Peuple Association – Licorne 2 Chemin des Monts 42110 Feurs
Comprendre les origines du mondialisme – livret 1
Comprendre les origines du mondialisme – livret 2
Comprendre les origines du mondialisme – livret 3

Jean-Patrick Arteault es entrevistado por Pierre Vial sobre su análisis del globalismo contemporáneo.

Pierre Vial – Usted abordó la cuestión de los orígenes del globalismo contemporáneo y la génesis del Western Deep State en los números 43, 44, 45, 46, 47, 49, 50 de la revista Terre et Peuple. Pero hoy elige volver a esta pregunta en estos folletos publicados por Éditions Terre et Peuple. ¿Por qué esta elección?

Jean-Patrick Arteault: Por varias razones. Primero, a modo de inicio, diría que estoy a favor, en temas esenciales, de la «pedagogía del martillo»: o bien, golpear constantemente la misma cabeza de un clavo para que encaje bien, el material, en los espíritus. Sin embargo, el globalismo occidental está hoy, más que nunca, en el centro del esfuerzo de la oligarquía plutocrática que domina los países de la esfera occidental. El episodio de Covid, como pretexto para el establecimiento de una sociedad de vigilancia (que esperan que sea aprobada con entusiasmo), tras el episodio de cambio climático, como pretexto para el empobrecimiento de la gente en Occidente (que ‘también quieren que sea voluntaria y entusiasta), es su manifestación actual bajo el emblema de la orden de Davos. Entonces, es importante volver a las bases históricas y conceptuales de la dinámica globalista, con sus evoluciones y sus constantes. Mi objetivo es dar a quienes se resisten a este orden mundial tóxico las herramientas de comprensión para ser más efectivos en una lucha que está lejos de terminar. Entender para ganar, ese podría ser mi lema.

Además, también he evolucionado en mi acercamiento al tema desde la publicación de mi investigación inconclusa en la revista Terre & Peuple. Por un lado, incrementé mi conocimiento de los orígenes del globalismo occidental y fortalecí mis creencias. Lo que los nuevos folletos intentan exponer. Y en concreto, no estoy presentando la completa explicación sobre el tema, cosa que mis limitaciones personales lo hacen perfectamente incapaz, sino una especie de informe de progreso, hecho de múltiples recopilaciones y análisis, llenos de imperfecciones, cuyo único objetivo es animar a otros investigadores honestos a ir más allá para encontrar otras pepitas y avanzar en un conocimiento racional de esta «conspiración al aire libre» contra los pueblos arraigados, todos los orígenes combinados, que se ha convertido en el globalismo occidental a lo largo del tiempo.

Además, también he perfeccionado mi análisis del fenómeno oligárquico. Ya no lo veo como una anomalía que hubiera irrumpido en la práctica política de los pueblos euroamericanos y luego de otros. Hoy considero el fenómeno oligárquico, es decir la dominación de grandes fortunas sobre los más pequeños, como una constante antropológica en las sociedades organizadas, independientemente de la época, el lugar o la raza. El hecho de que estemos bajo el dominio de una oligarquía no me parece un escándalo en sí mismo: es un fenómeno inevitable en cuanto una sociedad alcanza un cierto grado de complejidad.

Lo cuestionable, desde mi punto de vista para resistir el orden mundial actual, es el dominio de la oligarquía plutocrática, cuya base de poder es el dominio del poder del dinero y que se ejerce con el objetivo de «liquidar», en todos los sentidos de la palabra, el mundo del enraizamiento, sea ese enraizamiento en el sexo, la familia, la profesión, el grupo social, la etnia, la cultura, la religión o la Cosmovisión del mundo. Esta plutocracia debe combatirse con determinación. Necesariamente dejará su lugar porque la historia del mundo es también un cementerio de oligarquías. Pero debe entenderse que lo que lo reemplazará no será un orden resultante de una revuelta popular igualitaria, incluso si tal revuelta puede ser el instrumento de su caída, sino una o más oligarquías alternativas basadas en otras cosmovisiones, otros valores, y otros objetivos históricos. La olla de barro no puede destruir la olla de hierro, solo otra olla de hierro más fuerte puede hacerlo. Todo ello implicó retomar el trabajo que apareció hace unos años en la Revista Terre & Peuple de una forma más completa y desde un ángulo ligeramente diferente.

Pierre Vial – ¿Por qué decidió dividir su trabajo en siete folletos en lugar de publicarlo en un solo libro?

Jean-Patrick Arteault: Como dije, este es un informe de progreso, varios informes de progreso en realidad, dependiendo de los subtemas del tema general. Entonces estoy muy lejos de haber completado esta investigación. Si los dioses me prestan vida y energía en el trabajo, habrá otros pasos, incluso más allá de los siete folletos ya planeados. Tampoco me sentía con fuerza para trabajar rápidamente en un gran trabajo. Como dije con franqueza antes, mis límites personales en términos de conocimiento y mi tendencia a procrastinar no me lo ponen fácil. He esperado mucho tiempo a que alguien más dotado que yo abordara este tipo de trabajo, que quería ser racional y mesurado, sin caer en los caminos del fanatismo ideológico o del reduccionismo conspirativo. ¡El estatus de lector es infinitamente más cómodo que el de investigador-escritor! Solo me puse manos a la obra porque no pude encontrar lo que pensé que debería decirse en otra parte. De ahí la lentitud del progreso que no permite la rápida esperanza de una obra magna…

Por otro lado, también he visto, como muchos otros, un cambio en la relación con la lectura entre muchos de nuestros contemporáneos: los grandes libros dan miedo hoy. Hay menos miedo al leer folletos más delgados y más centrados en un tema específico. De ahí la idea de jugar a ganar: por un lado, el autor puede darse el tiempo para extender su trabajo y llevar los frutos a medida que avanza, por otro lado, el lector tiene más posibilidades de ‘ir rápido’ hasta el final de su lectura.

Pierre Vial – ¿Puede mostrar entonces el programa de las primeras publicaciones?

Jean-Patrick Arteault: De los siete primeros cuadernillos, seis ya están escritos y entiendo que gracias al compromiso de Éditions de Terre et Peuple, los tres primeros deberían aparecer a finales de diciembre de 2021. El séptimo cuadernillo está en proceso de redacción.

El primer cuadernillo será una gran introducción a los conceptos, metodología y bases histórico-culturales del globalismo occidental, repitiendo una vez más que para mí globalismo y occidentalismo son casi sinónimos.

El segundo se ocupará de los primeros decenios de la Sociedad Secreta de Cecil Rhodes (el nombre se lo puso el mismo) y del Groupe de Milner esperando tener éxito en ir un poco más lejos del libros esencial de Carroll Quigley sobre el tema. El tercero estará dedicado a los primeros días de la Sociedad Fabiana, que no es ni la matriz del grupo Rhodes-Milner ni su creación, contrariamente a lo que se puede leer aquí y allá en la literatura francesa de «conspiración». Estos dos últimos folletos retoman y desarrollan el material que había sido objeto de los artículos publicados en la Revista Terre & Peuple.

Entre los folletos cuya publicación se producirá más adelante, el cuarto examinará las convergencias y fricciones entre las oligarquías británica, judía y estadounidense entre finales del siglo XIX y principios del XX, sabiendo que las relaciones formadas durante este período condicionan todo el desarrollo posterior. El quinto folleto tendrá como objetivo sentar las bases de la relación de esta primera plutocracia transatlántica con los grandes problemas geopolíticos antes, durante y después de la Primera Guerra Mundial. El sexto dará un paso al margen del propio enfoque histórico de los anteriores para desenterrar las raíces del temprano interés de la plutocracia atlantista por la ingeniería cultural, política y social. En cuanto al séptimo folleto, actualmente en redacción, se centrará en cómo Francia, que tenía su propio proyecto universalista (y por lo tanto globalista), se vio obligada a encajar en el molde atlantista anglosajón. Veremos que esto no data de los años de Sarkozy… Después… después veremos…

Pierre Vial – Aquellos que critiquen su trabajo sobre el globalismo, por falta de argumentos sólidos para oponerse a usted, por supuesto clamarán llamándolo conspiración. ¿Qué quieres decirles?

Jean-Patrick Arteault: Simplemente no quería hacer trabajo de «conspiración» en el sentido habitual del término. Mi investigación, tengo la debilidad de creerlo, no es monomaníaca ni reduccionista ni prisionera de un a priori ideológico, aunque no escondo mi postura crítica del occidentalismo que, para mí, es casi sinónimo del globalismo contemporáneo.

También considero ilegítimas las acusaciones de «conspiración» en general. Podemos ver, de hecho, que son obra de actores desinformadores o propagandistas cuyo único objetivo es desacreditar a los investigadores o denunciantes que cuestionan la “versión histórica” de los dominantes. Se ha vuelto casi evidente en el negocio de Covid, donde los investigadores de prestigio están siendo llamados conspiradores o charlatanes por pequeñas mentes que no los estudian pero que sirven servilmente a las agendas de Davos y las grandes farmacéuticas. Dicho esto, el caso es complicado porque hay evidencia histórica de que ciertos actores de la historia que cuento en mis folletos han afirmado explícitamente actuar clandestinamente como conspiradores. Este es el caso de Cecil Rhodes y, en cierto modo, de los creadores de la Société Fabienne.

De hecho, creo que la cuestión de la conspiración está mal planteada. Si observamos la forma en que las personas se comportan en el desarrollo de su vida y sus proyectos, ya sea de forma individual, en pequeños o grandes grupos, vemos que la mayoría de las veces todos se comportan estratégicamente ocultando sus objetivos finales, ya sea para ser más efectivos o mostrarse moralmente inmaculado. Hablamos así de estrategia amorosa, estrategia de deportes, estrategia económica, estrategia metapolítica o estrategia militar, etc.

En cuanto hablamos de estrategia, entra en juego el encubrimiento porque siempre se trata de llevar a un individuo, un pequeño grupo o una empresa a hacer lo que no hubiera tenido la idea de hacer de forma espontánea. Más precisamente, podemos decir que la estrategia oculta es el aire que respiran todos los actores históricos. Si reemplazamos «conspiración» o «conspiración» por «estrategia oculta», al final tenemos lo mismo, y probablemente con menos escándalos.

Dicho esto, repito, a los Dominantes no les gusta ver expuestas sus estrategias ocultas porque una estrategia expuesta pierde en parte su efectividad, y por lo tanto se involucran en un trabajo profiláctico al denunciar como «conspiración» a quienes las revelan. Bien, dicho eso, si los enemigos me llaman «conspirador», diré que es un giro inevitable de la guerra cultural y viviré con ello, con una mente tranquila y filosófica. Lo único que nunca se debe hacer es buscar justificarse ante los ojos de las plagas que te atacan de esta manera porque esto te lleva a aceptar la postura del imputado que se está defendiendo (y cuando nos defendemos, es bien sabido que hay algo debajo de la roca…) y porque es inútil: quien quiere matar a su perro siempre lo acusa de tener rabia…

Pierre Vial – ¿Cómo encaja Macron en el flujo globalista?

Jean-Patrick Arteault: Es útil, en este año de elecciones presidenciales, situar al presidente Macron en lo que usted llama acertadamente el «flujo globalista». Esto se ve perfectamente porque el globalismo occidental es de hecho un intento de liquidar, en el sentido de eliminación y licuefacción, mundos atrincherados. Cuando hablamos de Macron, solemos centrarnos en las payasadas de su equipo ministerial, pero es el árbol de una comunicación deseada que no debe enmascarar el bosque de fuentes ideológicas del macronismo y sus acciones de acuerdo con los planes plutocráticos llevados a cabo en la actualidad. por la nebulosa de Davos.

Curiosamente para alguien que promociona sus propios libros, me gustaría llamar la atención de nuestros lectores sobre un libro muy sutil que usaré en mi séptimo folleto. Este libro, de Frédéric Rouvillois, se titula «Liquidación. Emmanuel Macron y el sansimonismo”. Es un retrato de Emmanuel Macron en el espejo de las posturas ideológicas de Claude-Henry de Rouvroy de Saint-Simon y en especial de los discípulos de este filósofo socialista. El punto común entre los sansimonianos de ayer y los macron de hoy es que quieren hacer que el mundo sea fluido, líquido. Llama la atención entender los fundamentos ideológicos de Macron, pues él mismo tiene cierto trasfondo filosófico, lo que hace muy probable que estos paralelos sean conscientes en él. Muchas cosas parecen triviales en el pobre vocabulario de la sociedad del entretenimiento, de los que Macron domina bien los códigos como un buen actor que tuvo un excelente profesor de teatro…, pero que en realidad remiten a un viejo bagaje ideológico proveniente de ese socialismo atípico como fue el sansimonismo. Habiendo encontrado allí muchas posiciones comunes a los creadores de la Société Fabienne (que, en el estado actual de mi documentación, no parecen haber sido inspiradas por Saint-Simon y los saint-simonianos que los precedieron), quise explorar, para el séptimo cuadernillo, este tema que da un contenido muy particular a la plutocracia francesa.

Junto a estas raíces intelectuales, Macron a lo largo de su carrera (Banco Rothschild, Comisión Attali, Fundación franco-americana, audiencia con el Grupo Bilderberg y fuertes lazos de complicidad con Klaus Schwab del Foro de Davos) tiene el pedigrí clásico de la clase dominante francesa al servicio de los grandes oligarcas plutocráticos occidentales. Pero seamos claros: Emmanuel Macron no es un oligarca porque en realidad no es dueño del capital. Solo queda como el mayordomo de la compañía Francia, el primero de los sirvientes de lujo que constituyen la clase dirigente francesa y que aspira a seguir siéndolo en 2022…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: