Lo que John Millais puede enseñarnos sobre la feminidad tóxica

Sobre un cuadro que ilustra la lucha del hombre por definirse a sí mismo frente y a través de las mujeres
Megha Verma
9 de agosto

Las guerras y las mujeres adoran las mismas cualidades en los hombres y ambas compiten por reclamar lo mejor de ellas. Esta ha sido una batalla tan antigua como la existencia del hombre, las mujeres y las guerras. De hecho, es frente a las guerras y las mujeres que los hombres pueden definirse a sí mismos como Hombres. En nuestro mundo cada vez más feminizado, un hombre que se atreve a abrazar la masculinidad es vilipendiado y excoriado.

«Una mujer simplemente es; un hombre debe llegar a ser» – Camille Paglia

Una mujer hereda la feminidad como algo natural y debe conservarla, mientras que la masculinidad debe forjarse a través de las pruebas que sufre un hombre. La mujer presenta inconscientemente el mayor desafío al hombre cuando le pide que haga algo que sacrifique su masculinidad para apaciguarla. Un hombre no corre mayor peligro que cuando se encapricha de una chica que no sabe lo que necesita sino sólo lo que quiere.

De este modo, la chica se convierte en el dragón que el hombre debe vencer para ganarse su lugar como Hombre. Cuando un hombre puede superar los fuertes sentimientos de encaprichamiento con una chica y decir «No», no sólo se respeta a sí mismo, sino que se gana el respeto de la propia mujer a la que intentaba complacer. Ha demostrado que sus principios son más prioritarios para él que los caprichos de una chica, y como tal, tiene un marco en el que ella puede confiar.

El pintor del siglo XIX, John Everett Millais, nació en 1829 y se formó en la Royal Academy of Art de Inglaterra. A los 19 años, se convirtió en uno de los tres fundadores de la Hermandad Prerrafaelita junto a William Holman Hunt y Dante Gabriel Rossetti.

Autorretratos de Rossetti, Millais y Hunt.

En 1862, Millais pintó «Un hugonote», una obra de arte que atraviesa el tiempo y la cultura para enseñarnos verdades inmortales sobre cómo una mujer debe fallar siempre, si un hombre ha de convertirse en lo que ella puede respetar. El cuadro representa los acontecimientos de la masacre del día de San Bartolomé de 1572, cuando los protestantes fueron asesinados en masa.

Aquellos que llevaban el pañuelo blanco durante la masacre, identificándose como católicos romanos, evitaron ser blanco de los ataques. En el cuadro de Millais, la mujer ata el pañuelo blanco alrededor del brazo de su amante protestante para protegerlo. Sus ojos le suplican que la deje, pero él se niega y, con el mismo brazo que consuela a su amado, le retira el pañuelo blanco. Con la otra mano, le coge la cara con ternura y mira sus ojos suplicantes con amor y firmeza. Casi tiene una sonrisa en la cara, como si la animara y le dijera que todo irá bien.

No sabemos si la mujer es católica y si ha hecho lo mismo en su brazo izquierdo. Ella prefiere mentir para proteger a su amado, pero él prefiere morir por sus principios y su religión antes que acobardarse bajo el pañuelo. El hombre elige sus principios antes que la cobardía, a pesar de las súplicas de la mujer. De hecho, es esta cualidad de él la que lo hace lo suficientemente admirable como para que ella lo ame tan ardientemente en primer lugar.

«Un hugonote» de Millais.

El lenguaje corporal del hombre también es firme frente a las líneas redondas del vestido y la postura de la mujer. La cabeza redonda y las mangas redondeadas de ella contrastan con las líneas rectas de la chaqueta y la pierna de él. Se trata de una metáfora visual de la firmeza de sus principios, y de hecho de la masculinidad, frente a la redondez y flexibilidad de la feminidad. La chica se inclina hacia su amado, dependiendo de él para los principios y el marco de ser que ella misma intenta sabotear con el pañuelo blanco. Al mantenerse erguido, el hombre se resiste a sus intentos de emasculación. El hombre debe luchar para definirse a sí mismo contra y a través de lo femenino. 

Sólo cuando es puesto a prueba por las mujeres y la guerra, un chico puede descubrir si es un hombre. En este cuadro, Millais ilustra la lucha de un hombre contra ambas cosas. El hombre debe elegir entre la muerte física a través de la guerra religiosa, o la muerte espiritual dejándose castrar por el miedo. La mujer, por supuesto, está, sin saberlo, del lado de la naturaleza. Le pone a prueba, sin saber que lo hace, para ver si es realmente un hombre.

«Un hugonote» de Millais.

Este cuadro tuvo una fuerte resonancia en el público inglés del siglo XIX, porque los hombres de clase media inglesa estaban cada vez más inmersos en la esfera doméstica femenina como «trabajadores de oficina». Anhelaban un periodo romántico en el que pudieran morir por algo honorable. Anhelaban alejarse de la domesticidad femenina.

Los hombres anhelan hoy lo mismo.

A las mujeres les gusta superficialmente que los hombres se conviertan en mujeres porque es más seguro, más fácil y menos complicado para ellas. Saben qué esperar de un hombre emasculado, y no tienen que lidiar con ese peligroso reino desconocido de un hombre al que temen y aman. No tienen que preocuparse por tener que ceder el control. Las mujeres tienen el instinto de ser madres de las personas que les importan. Un hombre que no resiste este instinto de una mujer, nunca podrá ganarse su respeto. En el fondo, una parte de ella que no controla, entiende que lo que necesita no es un hijo, sino un marido.

Retrato de Sir John Everett Millais.

A pesar del conflicto entre lo masculino y lo femenino en este cuadro, Millais también pinta una hermosa ternura entre los dos amantes. Millais nos recuerda que debemos amarnos a pesar de que a menudo no nos entendemos perfectamente.

Artículo extraído y traducido para El Oso Blindado de:
https://classicalideals.substack.com/p/what-john-millais-can-teach-us-about

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: