105 aniversario del nacimiento de Francis Parker Yockey

Un 18 de septiembre de 1917 nacía en Chicago (EEUU) Francis Parker Yockey, abogado de profesión, fiscal, filósofo e historiador estadounidense, y uno de los mejores ensayistas políticos de su tiempo, y el continuador de Oswald Spengler en su monumental “Decadencia de Occidente”, en la obra “Imperium”, de Parker Yockey, que le convertirá en un autor maldito. Además de recibir la influencia de Oswald Spengler, también estuvo influido por Julius Evola, Carl Schmitt, Joseph de Maistre, y Karl Haushofer.

Se graduó en Bellas Artes y en Derecho. Estudió en las universidades de Arizona, Notre Dame Law School, y Georgetown También fue pianista de conciertos y hablaba varios idiomas. En 1946 le ofrecieron un empleo en el tribunal por “crímenes de guerra” que, en la ciudad de Wiesbaden juzgaba a los jerarcas del III Reich de menor importancia (los más destacados estaban siendo juzgados en los procesos de Nuremberg). Yockey trató de llevar a cabo su tarea de forma objetiva, lo que le ocasionó serias reprimendas por parte de sus superiores jerárquicos. Como consecuencia de eso, renunció a su cargo, aconsejando a los jueces que ellos mismos elaborasen su propia propaganda, por ser él un abogado y no un periodista.

De regreso a América, tuvo dificultades al reintegrarse a la vida civil, por lo que regresó a Europa. Se instaló en una posada en Brittas Bay, Irlanda, y ahí escribió en seis meses su monumental libro neo-spengleriano “Imperium. La filosofía de la historia y la política”, que se publicó en 1948. El siguiente paso fue el de publicar la obra. No tenía los medios económicos necesarios y había una falta total de colaboración de los editores por temor a la censura. Finalmente, en 1948 bajo el nombre de Westropa Press, primero, y luego como Brooks e Jones & Dale, de Londres, fue publicada la obra en dos volúmenes, con mil ejemplares en la primera y doscientos en la segunda. Esta discrepancia en la cantidad de impresiones del primer al segundo volumen era una prueba de la dificultad de financiar la obra. Posteriormente fueron publicadas más ediciones por la Noontide Press, de Sausalito, California. La primera traducción de la obra al castellano fue en 1977. Posteriormente fue traducida al alemán.

Francis Parker Yockey, el primero por la izquierda.

En 1949, Yockey organizó el Frente Europeo de Liberación, que fue un acuerdo de mínimos de diversos grupos nacionalistas europeos para formar un frente común. A grandes rasgos, todos los grupos que componían esta organización podrían ser clasificados como de tipo nacional-revolucionario. Se mantuvo activo hasta 1954, y fue la primera tentativa de crear una estructura unitaria que agrupase a los nacional-revolucionarios de Europa. La idea será retomada posteriormente por Jean Thiriart con Jeune Europe. El ELF adopta una orientación paneuropea y nacional-revolucionaria.

En 1951, Yockey publicó un manifiesto titulado “La proclamación de Londres”, pero sus esfuerzos no tuvieron continuidad por falta de fe o de preparación de sus inmediatos colaboradores. En 1952, el Departamento de Estado rechazó renovarle su pasaporte.

Yockey no dudó en establecer contactos con el bloque del Este, asistiendo al proceso de Praga en 1952, lo que le costó la retirada de su pasaporte por el Departamento de Estado norteamericano. Seguidamente se posicionó de forma comprometida a favor del movimiento neutralista y tercermundista nacido en Bandong en 1955, no vacilando en visitar Egipto para encontrarse con Nasser y Anouar el-Sadat, para los cuales trabajó un tiempo. En un activismo furibundo recorrió el mundo como un verdadero «agente comercial de la subversión», yendo finalmente hasta Cuba con la intención de encontrarse con Fidel Castro, por entonces la bestia negra de los Estados Unidos en aquella época. No hay duda de que el FBI se irritó particularmente por este último episodio, que se añadía a muchos otros. Unos meses después de esta visita en Cuba, fue detenido portando un pasaporte falso en suelo americano («no es un pez pequeño, es un hombre que nos interesa mucho, mucho«, declaró entonces un representante del FBI), y unos días más tarde se «suicidó» en su celda el 16 de junio de 1960.

Francis Parker Yockey con grilletes.

El FBI lo sometió a severa vigilancia como si se tratase de un delincuente peligroso. Yockey afirmaba que sus enemigos le concedían mayor valor que sus amigos. Para William Carto, su amigo, colaborador y editor, la razón por la cual Yockey era vigilado, molestado y hasta encarcelado no era otra que por la de haber escrito “Imperium”. El 17 de junio de 1960 la radio anunció el fallecimiento de Yockey, el cual fue declarado como «suicidio» con cianuro de potasio. Nadie sabía dónde podría encontrar esa sustancia, en una prisión americana, y las causas por las que se «suicidó«, tampoco fueron esclarecidas. No hubo autopsia a pesar de que la ley lo exigía. El caso se dio por finalizado, pero existen serias sospechas de que en realidad fue asesinado debido a las ideas escritas en su obra “Imperium” y por sus viajes alrededor del mundo.

Imperium” es, como dice el propio Yockey, más que un libro. Es una obra que interpresa exactamente el pasado del organismo cultural llamado civilización occidental, Europa, o el mundo blanco, y a partir de él, proporcionarnos una visión opcional del futuro. La opción era doble: o el Occidente, víctima del parasitismo cultural varias veces repetido en el transcurso de la historia, todavía sin paralelo en cuanto a su violencia, se rehace y, siendo fiel a sí mismo y a su alta misión, vuelve al camino marcado por su destino, o sigue el camino actual hacia el mundialismo, que lo lleva a la destrucción cierta a corto plazo. Por las páginas de “Imperium” después de un riguroso estudio sobre las perspectivas históricas y políticas del siglo XX, se analizan, partiendo del concepto de «vitalidad cultural», la salud y la patología cultural, del organismo histórico. La obra termina con una exposición cruda, desapasionada y objetiva del fenómeno geopolítico llamado América, considerado por Yockey como una colonia cultural de Europa. En forma de apéndice se estudia la situación mundial, con una serie de observaciones, que eran proféticas en 1948, cuando el libro se publicó, y que son, hoy en día, realidades.

Portada de Imperium, segunda parte.

Es importante tener en cuenta el significado del pseudónimo que Yockey eligió como autor de “Imperium”: “Ulick Varange”. Ulick es un nombre irlandés – no se puede olvidar que fue en Irlanda donde el libro fue escrito – derivado del danés y significa «oferta de la mente». En cuanto a Varange, se refiere a los varangios, la rama de los vikingos varegos que, conducidos por Rurik, civilizó a Rusia en el siglo X construyendo el Estado Imperial ruso y fundando la base de la aristocracia rusa que fue asesinada por los bolcheviques en 1917.

Ulick Varange es, pues, un nombre extraído de dos conceptos presentes en ambos extremos de Europa. Significa una Europa unida desde los rocosos promontorios de Galway hasta los Urales, como Yockey pide, angustiosamente, en su libro. Varange significa, además, un recuerdo al origen occidental de la Rusia histórica.

Francis Parker Yockey fue un europeísta y un nacionalista blanco, que se centró en la defensa de la cultura occidental. Hoy tenemos claro que Occidente es enemigo de Europa, y si lo tenemos claro es, entre otras cosas, porque hombres como Francis Parker Yockey fueron pioneros en abrir el camino hacia una liberación de Europa, entendida no solo como el viejo continente sino como el mundo blanco.

Eduardo Núñez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: