El Capitalismo Woke : ¡Un Moloch! (Terre et Peuple)

Este es un texto editado por Terre&Peuple donde se expone una explicación ‘sin sionistas’ del matrimonio de capitalistas e izquierdistas progres. Tengamos en cuenta que en Francia una referencia al sionismo es siempre peligrosa.

Este texto es muy válido pero debería analizar también la posibilidad de una influencia muy importante del sionismo en el maridaje de las empresas capitalistas y el progresismo.

https://www.terreetpeuple.com/guerre-culturelle-reflexion-20/82-demontage/5038-le-capitalisme-woke-un-moloch.html

La Unión hace la fuerza. La democracia se nutre de esta idea. Por eso tenemos que sentirnos solos, aislados en el bosque. Es el método de las élites funcionales que nos gobiernan. Su sector mediático crea constantemente la ilusión de que estamos solos en casa: pues las calles, las escuelas y universidades, los gobiernos, todo eso les pertenece.

La espiral del silencio, descrita científicamente por Elisabeth Noelle-Neumann, tiene como objetivo silenciar el centro de la sociedad. Aquellos que creen que sus opiniones no son mayoritarias a menudo se las guardan para sí mismos. Tiene miedo de ser controlados o de estar en desventaja.

Aquellos que creen que sus opiniones no son mayoritarias a menudo se las guardan para sí mismos.

Le puede pasar a cualquiera: la policía llama a la puerta debido a correos electrónicos considerados inapropiados, por mensajes o comentarios del mismo tipo; congelan cuentas bancarias, cancelan seguros, sacan a personas de la esfera política, de hecho les retiran su participación en la sociedad. Sin embargo, el control de nuestros miedos es permeable. Cuando miramos a través de las grietas, no estamos solos en absoluto, especialmente a nivel internacional. Simplemente cargue una pequeña herramienta en el navegador para encontrarse en buena compañía.

EL MATRIMONIO DE AMOR ENTRE LA IZQUIERDA CULTURAL Y EL CAPITAL FINANCIERO

El novelista y ensayista inglés Paul Kingsnorth nació en 1971 y era de «izquierda». Esto les puede pasar fácilmente a los adolescentes antes de que el pensamiento independiente comience a emanciparse. Hoy ya no piensa en esos polvorientos esquemas de derecha-izquierda en los que nuestro sistema de dominación político-mediática nos tiene presos. Como cada vez más analistas, considera crucial la oposición entre globalistas y pensadores nacionales:

La cosmovisión que el erudito Eric Kaufmann llama modernismo de izquierda es hoy la de las clases gerenciales profesionales, el 10% superior de la sociedad y, no por casualidad, la clase que se beneficia de la globalización.

Eric Kaufmann.

Por medio de multinacionales, de las Universidades y los medios culturales, por ONG’s y entidades mundialistas y otros medios del poder oculto, esta clase difunde la triple ideología del mundialismo en el seno de las mismas naciones que odia.

Mientras tanto, se está formando un movimiento populista nacional, construido en gran medida en torno a una reacción reacia de la clase media baja y trabajadora a esta ideología, en torno a las demandas de autodeterminación nacional, un grado de conservadurismo cultural, economía de protección y responsabilidad democrática.

Paul Kingsnorth, Cómo la izquierda fue engañada por el capitalismo, Los progresistas siempre han sido parte de la élite corporativa,  UnHerd 5.7.2022.

Kingsnorth encaja perfectamente con las críticas no izquierdistas del capitalismo financiero globalista. “Los izquierdistas y los capitalistas eran considerados enemigos eternos. En los viejos tiempos, este era realmente el caso de los viejos izquierdistas y los capitalistas de la vieja escuela. Hoy, los nuevos izquierdistas están haciendo el amor con el capital financiero multinacional”, escribí aquí el 16 de mayo de 2021, citando a Renovatio (por David Engels):

“La ideología globalista representa una síntesis de elementos ideológicos neoliberales, posmodernos y neomarxistas. Esta ideología aún en desarrollo tiene como objetivo organizar todas las áreas de la vida de acuerdo con principios económicos. Al mismo tiempo, exige la disolución de fronteras y lazos que son vistos como restricciones a una libertad entendida primordialmente en términos económicos”.

Plantas venenosas de la misma raíz.

Kingsnorth continúa desentrañando su línea de pensamiento:

“¿Qué pasaría si la ideología del mundo corporativo y la ideología de la izquierda “progresista” no hubieran forjado un inexplicable matrimonio de conveniencia, sino que hubieran brotado todo el tiempo de la misma raíz? ¿Qué pasa si la izquierda y el capitalismo global son fundamentalmente lo mismo: motores para destruir formas de vida habituales y reemplazarlas con la matriz tecnológica universalista globalizada que actualmente se está desarrollando a nuestro alrededor?”

Paul Kingsnorth: “Cómo la izquierda fue jodida por el capitalismo, Los progresistas siempre han sido parte de la élite corporativa”, UnHerd 5.7.2022.

Capitalismo, izquierda, mercado, ideas buenistas, postureo,… todo se mezcla en el posmodernismo ideológico.

Esta matriz nada tiene que ver con la promesa global de libertad individual con la que el liberalismo inició su andadura hace más de 200 años. Una vez que dos trenes de pensamiento están en la misma vía de la alienación y la destrucción del vínculo social y el medio ambiente natural, necesariamente llegan a la misma estación de destino.

Los angloamericanos acuñaron el término “despertó el capitalismo” para describir la nueva amalgama entre la agenda izquierdista alternativa y las peticiones del capitalismo. Culminó en el movimiento de emancipación de las minorías sexuales y raciales y derribó todos los bastiones de la normalidad tradicional. Para ello, se apoya en el método de la deconstrucción.

Klaus Kunze, “Staatsfeind Liberalismus”, 2021, ISBN 978-3-949780 03-5, capítulo «Der Kapitalismus erwacht», p.201.

La vieja oposición entre la ideología de izquierda y el capitalismo se ha disipado. Hoy caminan de la mano hacia el Brave New World.

La izquierda progresista y el capitalismo global, lejos de ser antagónicos como alguna vez pensamos algunos de nosotros, han demostrado ser buenos partidos. Ambos son proyectos utópicos totalizadores. Ambos desconfían del pasado, son contrarios con los límites y demarcaciones, y son hostiles a la religión, las “supersticiones” y los límites que la naturaleza o la cultura imponen al individuo humano. Ambos aspiran a una utopía global en la que el mundo vivirá como un solo hombre, según los sueños de Lenin y Lennon. Si los últimos 40 años nos han enseñado algo, es que los sueños de igualdad universal pueden convertirse muy fácilmente en sueños de acceso universal al mercado. No en vano, The Progressives y The Economist están a favor de las fronteras abiertas. Hay una razón por la que tantos hippies se han convertido en multimillonarios tecnológicos. Si alguna vez se ha preguntado qué tipo de «revolución» es patrocinada por Nike, alentada por BP, propagada por Hollywood y Netflix y vista por Facebook y YouTube, encontrará la respuesta aquí.

Paul Kingsnorth, “Cómo la izquierda fue jodida por el capitalismo, Los progresistas siempre han sido parte de la élite corporativa”, UnHerd 5.7.2022

Las corporaciones globales son los nuevos dueños de este hermoso mundo, y las masas amorfas son los ladrillos que construirán sus necesidades financieras. Oswald Spengler ya había diseccionado la modernidad y vio en ella

“Masas humanas que, como dunas, se llevan de unas a otras, se esparcen como arena suelta entre las piedras. Es allí donde la mente y el dinero celebran sus mayores y últimas victorias”. [1]

En la nueva ideología, el deconstructivismo moderno, el igualitarismo social, la política de identidad antirracista y el humanitarismo globalista se fusionan con los intereses vitales del capital financiero. Tomó motivos, ideologemas y símbolos emancipatorios y los incorporó. Le quedan perfecto. Un ideologema característico es la palabra inglesa wake. Quiere decir ideológicamente vigilante, es decir meticuloso en la aplicación rígida de la nueva ideología.

Klaus Kunze, “Staatsfeind Liberalismus”, 2021, ISBN 978-3-949780-03-5, capítulo «Der Kapitalismus erwacht», p.202.

DE HOMBRE A CONSUMIDOR SIN CEREBRO

Todos habían querido liberar al hombre de sus dependencias: el liberalismo de la regulación estatal y el marxismo de la explotación corporativa. Sin embargo, la nacionalización de la “explotación” no ha permitido obtener mayor libertad.

.

La protección interna y externa y la garantía de las prácticas democráticas son, según nuestra lectura, las principales misiones del Estado. Habiendo eliminado en gran medida estas funciones originales del Estado, los izquierdistas de inspiración socialista han reducido lo que queda del Estado a una agencia de redistribución financiera. Falla en todas las demás tareas. Desde un punto de vista liberal, este fracaso es, por supuesto, muy deseable, porque cuanto menos Estado hay, más margen de maniobra tiene el globalismo financiero. Y los viejos izquierdistas juegan alegremente el papel de idiotas útiles:

En el tumultuoso colapso de la década de 2020, la izquierda progresista y el capitalismo corporativo no se fusionaron tanto como cuando se mostraron como lo que siempre fueron: variantes del mismo ideal moderno, construidas en torno a la búsqueda de una autocreación ilimitada en un mundo posnatural. El filósofo canadiense, apodado «Red Tory», George Grant, dijo una vez: «Los directores de General Motors y los seguidores del profesor Marcuse van por el mismo río en barcos diferentes». En estos días, han dejado sus botes separados y navegan juntos por el río en un super-yate, mientras el resto de nosotros nos reímos o tiramos piedras desde las orillas.

Paul Kingsnorth, Cómo la izquierda fue jodida por el capitalismo, Los progresistas siempre han sido parte de la élite corporativa, UnHerd 5.7.2022

Así es como los izquierdistas de hoy alegremente deconstruyen el Estado, la gente, las instituciones, la cultura, la historia, la moral y, en última instancia, tal vez a sí mismos. Si el “pueblo” y la “mujer” son sólo construcciones, ¿En qué es mejor “el ser humano” que un descerebrado consumidor?

¿Si la cultura es tan vacía, tan inútil, tan desarraigada que se ha olvidado de hacer otra cosa que deconstruirse a sí misma? Específicamente, ¿qué sucede cuando el igualitarismo no es instinto de pobres, sino de poder? ¿Qué pasa si la destrucción de las fronteras, los límites y las barreras beneficia a la gran tecnología, al gran dinero y a aquellos que beben de sus grifos, no a las pequeñas voces que tienen sed en los campos? ¿Y qué sucede cuando el gran capital usa el lenguaje de las voces pequeñas, el lenguaje de la nivelación igualitaria, para vincular su trabajo en bonitas utopías? Aquí estamos. La izquierda posmoderna, que ha conquistado tantas cumbres de la cultura occidental, no es una amenaza radical para el establishment: es el propio establishment. La izquierda progresista es liberalismo de mercado por otros medios. La izquierda y el capitalismo corporativo ahora operan como tenazas: uno ataca la cultura y deconstruye todo, desde la historia hasta la «heteronormatividad» y las identidades nacionales; el otro se configura para monetizar los fragmentos resultantes.

Paul Kingsnorth, Cómo la izquierda fue jodida por el capitalismo, Los progresistas siempre han sido parte de la élite corporativa, UnHerd 5.7.2022

VERORTUNG” O “ANCLAJE LOCAL”

Por otro lado, a los liberales, que se han fusionado con la izquierda cultural, les gusta usar los “restos podridos” del poder estatal [Heinrich Böll] para dirigirnos y reorientarnos:

Pero fue precisamente en el éxito del liberalismo donde se encuentran las semillas de su futuro fracaso. El proyecto de liberar al individuo de sus redes de lealtad, lugar, familia y cultura, y desatar la formidable maquinaria desestabilizadora del capitalismo, creó una inestabilidad social que solo podía ser controlada o dirigida por la última institución que aún existía: el Estado. Una ideología basada en la protección y promoción de las libertades individuales ha llevado a la era de poder estatal sin precedentes en la que vivimos hoy. Los gobiernos reclaman ahora el derecho a controlar nuestros patrones lingüísticos, a regular nuestras vidas y asuntos de manera cada vez más drástica, a paralizar sociedades enteras en nombre de la “salud pública” e incluso a legislar actitudes y comportamientos, opiniones aceptables e inaceptables.

Paul Kingsnorth, El orden liberal ya está muerto, UnHerd 17.2.2022

.

La crítica de la modernidad industrial y democrática de masas fue tradicionalmente conservadora. Dado que hoy en día solo se encuentra papilla de izquierda en el buffet, esta papilla debería considerarse hoy ya como de derechas, si tal clasificación todavía tuviera algún significado.

Nuestras reflexiones, sin embargo, han demostrado que los izquierdistas de hoy ya no son de izquierda en el sentido en que se entendía una vez. Y la derecha no tiene nada en común con la imagen del enemigo “de derecha” contra el que nuestro Estado derrocha miles de millones en propaganda.

Paul Kingsworth insiste en la idea de volver, de prestar atención a lo que se ha probado:

Es una tradición que podríamos llamar radicalismo reaccionario: resistencia al poder totalizador de la máquina desde una perspectiva arraigada en las tres bases: [pueblo, lugar y oración).

Ni de izquierda, ni de derecha, es una tradición que trasciende todas las divisiones modernas porque es más antigua que todas las demás. Literalmente llega al fondo de las cosas. Es el sueño de una oposición localizada y populista a la modernidad gigantesca y destructiva en todas sus formas.

Paul Kingsnorth, Cómo la izquierda fue jodida por el capitalismo, Los progresistas siempre han sido parte de la élite corporativa, UnHerd 5.7.2022

En esta oposición, en esta resistencia, estamos todos los luchadores. ¡Salid de vuestros retiros, los que calláis!

Klaus Kunze

Nota: 1.- Oswald Spengler, La decadencia de Occidente, p.1322.

Un comentario en “El Capitalismo Woke : ¡Un Moloch! (Terre et Peuple)

  1. EL ESTADO PROTESIS DEL CAPITAL FRENTE AL ESTADO LIBERADOR.

    H.Hommer el gran empresario norteamericano amigo de Lenin proporcionó a la URSS decenas de miles de tractores y fue agasajado con concesiones administrativas para explotar recursos naturales en Rusia. El Estado puede ser un instrumento del capital y del ideologismo o la expresión de la libertad Colectiva cuyo norte es la Justicia.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: